El Gobierno reformará la ley para que los bancos paguen el impuesto de las hipotecas

Pedro Sánchez, durante su comparecencia. / Europa Press

El presidente rechaza suprimir la tasa, como pide el PP, porque «nutre las arcas de las comunidades autónomas»

ANDER AZPIROZMadrid

«Ayer habló el poder judicial y hoy y mañana lo hará el Ejecutivo». De esta manera Pedro Sánchez ha anunciado este miércoles la repuesta del Gobierno a la sentencia del Tribunal Supremo que endosa el pago del impuesto de las hipotecas a los clientes de bancarios.

Llegará de dos maneras. La primera en modo de un decreto ley que reformará la normativa para que el pago de la tasa recaiga sobre las entidades y no la carguen los usuarios. La aprobación será inmediata y se llevará a cabo en el Consejo de Ministros de este jueves. El decreto ley, una forma jurídica prevista para medidas de urgencia, deberá ser refrendado en el futuro por el Congreso.

Lo que ha dejado claro el presidente del Gobierno es que no se suprimirá un impuesto que «nutre las arcas de las comunidades autónomas». Es lo contrario al compromiso que ha adquirido Pablo Casado, quien ha anunciado que acabará con la tasa a las hipotecas si alcanza el Gobierno, una medida que se encuadrará en «una revolución fiscal» basada en una bajada general de impuestos.

Cuestionado sobre esta posibilidad, el jefe del Ejecutivo ha instado al líder del PP a consultar la decisión con los presidentes de las autonomías gobernadas por los populares. Poco después Casado ha replicado desde Helsinki: «Sabemos que la banca lo va a repercutir en el coste».

¿Trasladará a partir de ahora el banco el impuesto hipotecario al usuario mediante un incremento del precio? Sánchez espera que no. No obstante, no ha podido ofrecer ninguna garantía más que su confianza personal en la competencia bancaria y la diversidad de la oferta.

La segunda línea de acción del Gobierno consistirá en la creación de una autoridad independiente que vele por los derechos de los clientes. La misión de este organismo será reforzar la protección de los usuarios financieros y la mejora de la resolución de conflictos.

Noticias relacionadas

Golpe al Supremo

«Como Gobierno respetamos las decisiones judiciales, pero no podemos dejar de lamentar la sentencia del Supremo, ya que la situación no es positiva para los bancos, los jueces y especialmente los ciudadanos. Desde el primer momento nuestro compromiso ha sido con la seguridad jurídica y el interés de la ciudadanía y por ello buscamos un escenario estable y previsible», explicó Sánchez.

«La compra de una vivienda es un gran plan de inversión y sobre todo de vida, que debe contar con seguridad jurídica. Por ello nunca más los españoles pagarán este impuesto y lo hará la banca», garantizó Sánchez tras reunirse con varios miembros de su equipo. Al encuentro han asistido la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; el ministro de Fomento, José Luis Ábalos; la ministra de Economía, Nadia Calviño y la titular de Hacienda, María Jesús Montero.

Más allá el respeto por las decisiones judiciales, la vuelta atrás del Supremo ha generado importantes peros por parte de PSOE, Partido Popular y Ciudadanos, y una guerra abierta contra el alto tribunal en lo que concierne a Unidos Podemos.

El Gobierno afrontó desde el primer moment0 que la sentencia que obliga a los clientes de los bancos a hacerse cargo del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados con sensaciones contradictorias. Por un lado, las administraciones públicas se ahorran un desembolso que, según los cálculos de la ministra María Jesús Montero, podría haberse elevado hasta los 5.000 millones de euros, lo que hubiera supuesto cinco décimas del PIB, con el impacto en la obligada reducción del déficit que hubiera supuesto.

Pero, el Gobierno se ha arriesgado ahora a ser señalado por los miles de afectados que, por unas horas, vieron posible reclamar el dinero que abonaron en su día al formalizar sus hipotecas. Para evitarlo, el Ejecutivo se ha propuesto mover ficha de inmediato. Tanto que Pedro Sánchez decidió comparecer al mediodía de este miércoles de forma urgente para avanzar las medidas que se pretende adoptar.

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, ya había adelantado modificaciones legales en el Consejo de Ministros de este jueves. La número dos del PSOE no ha escatimado criticas por el cambio de criterio del Supremo. «La justicia no queda en muy buen lugar con lo pasado los últimos 15 días y la reflexión debe ser que empecemos a hablar de si la Justicia es igual para todos. Tiene que demostrarlo», ha señalado Lastra.

Manifestación el sábado

Las reacciones de los principales partidos dejan claro que ninguno quiere cargar con el coste electoral que puede suponer la sentencia del Supremo. Pablo Casado se ha apresurado a anunciar que acabará con la tasa a las hipotecas si alcanza el Gobierno, una medida que se encuadrará en «una revolución fiscal» basada en una bajada general de impuestos.

Pablo Casado da por hecho que las entidades trasladarán el pago a los usuarios mediante un aumento del coste de los préstamos

«La decisión del Gobierno no supone un alivio para los futuros hipotecados porque la banca repercutirá este impuesto en sus clientes. Lo que nosotros proponemos es suprimir esta tasa», insistió el líder del PP poco después de la comparecencia de Sánchez.

Albert Rivera ha seguido los pasos del presidente del Gobierno y ha convocado a los medios de urgencia. Y es que ningún líder político quiere aparentar indiferencia ante la polémica decisión del alto tribunal. El presidente de Ciudadanos apuesta por un acuerdo inmediato en el Congreso para modificar la legislación.

Quien más alto ha levantado la voz es Unidos Podemos, que ya en la noche del martes convocó una manifestación para el sábado a las 18.00 frente a la sede del Tribunal Supremo. «Esto ha generado muchísima indignación y creo que el sábado vamos a ver a millares de ciudadanos defender España porque esto sí es defender España mas allá de las banderas», ha señalado Pablo Iglesias.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos