Hermetismo e incredulidad en el entorno de la casa de Pedro Nieva en Amorebieta

Una familia normal hasta que ayer se detuvo a Nieva acusado de organizar la muerte del concejal. El móvil podría ser un tema de celos, de infidelidad. Nieva casado desde hace 18 años, con dos hijos, es electricista, con su propia empresa de instalaciones eléctricas desde ayer cerrada. Igual que su casa. Donde hace unas horas su familia decía que es inocente. Las dos familias eran íntimas. Compartían grupo de amigos en Llanes. Nieva dejó de ir hace unos meses, algo quizás sospechoso para la investigación. Se le relaciona con trapicheos de drogas, y en ese mundillo consiguió contactar con los sicarios. Está acusado de ser el autor intelectual de un asesinato, de una trama casi impensable en este entorno.