La igualdad de género toma protagonismo en el discurso político

La ola feminista que inundó las calles de todo el país con su fuerza, con miles de personas movilizadas, esa ola, deja ahora resaca política. Porque, visto el respaldo de la marcha del 8 de marzo, los partidos políticos,  todos, sin excepción, son ahora feministas. El Gobierno no va a abordar un plan global de acción. Sí abrirán medidas concretas como el incremento en pensiones de mujeres o planes de conciliación y racionalización de horarios. El resto de fuerzas exigen al Ejecutivo que, más allá de lazos, trabaje para garantizar la igualdad efectiva de hombres y mujeres. La demanda es clara. Lo pide la calle y lo reclaman miles de personas.  Ha calado el mensaje en lo social y toca ahora que se mojen en lo político.