El imán de Ripoll adoctrinó a los jóvenes que atentaron en Barcelona y Cambrils

Abdelbaqi Es Satty, 40 años, es el supuesto cerebro de la célula yihadista. Era un hombre con dos caras. En su mezquita de Ripoll dirigía el rezo con un discurso moderado. El discurso radical lo dejaba para la intimidad. Así fue capaz de lavar el cerebro a una docena de jóvenes del pueblo en menos de un año. En 2016 se convirtió en imán en Ripoll. La policía visitó su mezquita hace sólo dos meses para un control rutinario y no vieron nada sospechoso. Pero Es Satty viajaba regularmente a Bélgica, cuna del yihadismo europeo. La policía ha encontrado su furgoneta a 15 kilómetros de la casa de Alcanar. Aquí la célula llegó a acumular 120 bombonas de butano porque pretendían llevar a cabo un atentado mucho más sangriento que el de Las Ramblas. Pero una explosión acabó con los planes iniciales del imán, y con su vida.-Redacción-