El independentismo se conjura para que la huelga de hoy paralice Cataluña

Manifestación en Barcelona durante el paro del 3-0 de 2017. /efe
Manifestación en Barcelona durante el paro del 3-0 de 2017. / efe

El paro de país cuenta con el aval de la Generalitat pero no de los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO

CRISTIAN REINOBarcelona

El independentismo catalán vuelve este jueves a poner a prueba su capacidad de movilización. Días después de que entre 200.000 y 500.000 personas salieran el sábado pasado a la calle en Barcelona contra el juicio y a favor de la autodeterminación, el secesionismo está llamado a secundar una huelga general, convocada por un sindicato minoritario (Intersindical-CSC, próximo a la CUP) que aduce razones laborales, aunque la protesta es más bien de contenido político.

De hecho, no cuenta con el aval de la UGT y CCOO, sindicatos mayoritarios, pero sí del Gobierno catalán, de todos los partidos soberanistas, la ANC y Ómnium Cultural y los CDR, que anuncian acciones de piquetes desde primera hora de la mañana, tanto en la frontera francesa en la Jonquera, como en el aeropuerto, en las rondas de circunvalación de Barcelona, las entradas a la capital catalana y en las estaciones del AVE.

El objetivo es repetir el paro de país del 3 de octubre de 2017. Aunque los organizadores son conscientes de que la situación no es la del otoño de 2017, en que el soberanismo logró paralizar a medias Cataluña (la huelga tuvo incidencia en el sector público, pero pinchó en la gran industria), dos días después de las cargas de la Policía en el 1-O y cuando el secesionismo apretaba para que Carles Puigdemont declarase la independencia.

El propio secretario general de la Intersindical-CSC, Carles Sastre, antiguo miembro de Terra Lliure condenado por asesinato del industrial Bultó, reconoce que el 3-O es la «utopía» a lograr para esta jornada. La huelga general fue convocada para la primera semana del juicio pero se aplazó porque no se esperaba una gran incidencia.

En esta ocasión, el elemento aglutinador es la celebración del juicio contra los líderes del 'procés'. Eso sí, algunas de sus declaraciones minimizando el alcance de la DUI del 27-O de 2017 no ayuden a la movilización. La huelga del 3-O, a la que siguió la del 8-N ese mismo año, contó con todo el apoyo del Gobierno de la Generalitat, que incluso llamó a sus funcionarios a que secundaran el paro y les animó con el argumento de que sus sueldos no se verían afectados por faltar al puesto de trabajo. En esta ocasión, el 'Govern' de Torra no ha sido tan explícito. En cualquier caso, ha vaciado toda su agenda como gesto de apoyo a la convocatoria, si bien los consejeros no está previsto que participen en las movilizaciones.

Tres manifestaciones

En Barcelona hay previstas tres grandes protestas. A las 12, la ANC y Ómnium convocan en la plaza universidad. Media hora más tarde, se suman Universidades por la República y el Sindicato de Estudiantes de los Paises catalanes. Por la tarde, todas las entidades que apoyan la huelga han organizado una manifestación en los jardines de Gracia.