Y la llingua llegó a la investidura

Barbón dedicó unas palabras en asturiano a los diputados de la Cámara y a una tribuna de invitados repleta de personalidades de la vida pública asturiana

ÓSCAR PANDIELLO

El discurso de investidura de Adrián Barbón, de casi una hora de duración, contó con varios guiños a los que, a priori, serán sus principales socios políticos durante la legislatura. Y es que aunque en principio no salgan los números para sacar adelante una reforma del Estatuto y así introducir la oficialidad del asturiano, Barbón quiso dedicar parte de su discurso para defender «el patrimoniu y la riqueza cultural de la región» y, de esta forma, «trabayar pa evitar la desaparición del asturianu».

El gesto suscitó comentarios entre los diputados, sobre todo en la bancada popular. Precisamente a ellos se dirigió Barbón en varias ocasiones durante su intervención, interpelando a Mallada de forma directa ya fuese para reprochar o para tender la mano. Primero, afeó la «indolencia» de Rajoy con Asturias mientras la líder popular negaba la cabeza con desaprobación. Poco después, Barbón tendía la mano a los populares, interpelando directamente a Mallada, para llegar a grandes acuerdos en los asuntos más urgentes que afectan al Principado. Una de cal y otra de arena.

Noticias relacionadas

El aspirante a presidente del Principado también sacó una sonrisa, aunque en este caso irónica, al líder de Vox en la región, Ignacio Blanco. Al enumerar a los partidos con los que mantendrá contactos para sellar estos grandes pactos el socialista no nombró al partido de Santiago Abascal. A posteriori, en sala de prensa, Blanco agradecería este gesto: «Nos coloca como única oposición».

El Gobierno saliente escuchó atento desde la primera fila las palabras de Barbón. El saludo con el presidente Fernández se enmarcó dentro de la cordialidad, sin demasiada afectividad, y durante el discurso Barbón reivindicó su legado durante varios pasajes. El aplauso de los consejeros salientes y del propio presidente en funciones fue unánime. También arrancó algún aplauso a algunos diputados de otras formaciones: el secretario Daniel Ripa y Ana María Coto, de Ciudadanos, premiaron el final del discurso con un tímido aplauso.

Nada más finalizar el discurso, al que Barbón no dio margen a la improvisación, el socialista se acercó hacia la tribuna de invitados, donde saludó a varios de los presentes. De su partido se encontraban los senadores Fernando Lastra, María Fernández y Francisco Blanco y la delegada del Gobierno, Delia Losa. También hicieron acto de presencia los líderes del SOMA y de UGT Asturias: José Luis Alperi y Javier Fernández Lanero. El actual rector de la Universidad de Oviedo, Santiago Granda, también acudió a la sesión, al igual que presidente del TSJA, Ignacio Vidau.