Carcedo, una doctora referente del socialismo asturiano llega al ministerio

Carcedo, una doctora referente del socialismo asturiano llega al ministerio

La asturiana es, junto a Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, una de las personas de mayor confianza de Sánchez

Andrés Suárez
ANDRÉS SUÁREZGijón

La asturiana María Luisa Carcedo, secretaria general del grupo socialista en el Senado y secretaria de Sanidad de la ejecutiva federal del PSOE, será la nueva ministra de Sanidad del Ejecutivo de Pedro Sánchez tras la dimisión de Carmen Montón.

Carcedo es, junto a Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE, una de las personas de mayor confianza de Sánchez. De profesión médico, Pedro Sánchez le encargó la creación del Ingreso Mínimo Vital o renta básica cuando diseñó su ejecutiva el pasado mes de enero y fijó los diez acuerdos de país para tejer con colectivos sociales y presentarlos en su programa electoral.

Ha diseñado las políticas de familia en el último programa electoral del PSOE, desde su responsabilidad en Bienestar Social, primero, y ahora desde la Secretaría de Sanidad y Consumo, ha impulsado medidas como la nueva regulación de la eutanasia.

Nacida en San Martín del Rey Aurelio en 1953, apoyó a Sánchez en las últimas primarias y actualmente, en su tercera legislatura consecutiva en el Senado, era secretaria general y portavoz adjunta del grupo en la Cámara Alta.

Hasta ahora Alta Comisionada para la Lucha contra la Pobreza Infantil de España, Carcedo ha defendido la aprobación de una Ley de Familias para adaptar la legislación a la realidad social actual de los distintos tipos de núcleos familiares y responder a sus problemas, como los que sufren los hogares con niños a cargo expuestos a un mayor riesgo de pobreza.

Con una dotación presupuestaria de 6.500 millones de euros al año, los socialistas propusieron en su programa la creación de un ingreso mínimo vital para unos 750.000 hogares sin ingresos, así como la extensión de la prestación por hijo a cargo para que llegue a todas las familias que se sitúan por debajo del umbral de la pobreza moderada.

Senadora autonómica por Asturias, Carcedo es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo y diplomada en Medicina de Empresa por la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo. Desarrolló actividad profesional como médica de Atención Primaria del Servicio de Salud del Principado de Asturias, en Sotrondio y en el Centro de Salud de El Natahoyo de Gijón. Ocupó puestos de responsabilidad en la administración de Sanidad de Asturias entre 1984 y 1991, fue diputada autonómica y consejera de Medio Ambiente y Turismo del Principado entre 1991 y 1995.

En 2011 presidió la Agencia Estatal de Evaluación de la Políticas Públicas y de Calidad de los Servicios, entidad que fue suprimida por el Gobierno del PP.

El Plan Veca, su medida como Alta Comisionada

Una de las medidas que ha puesto en marcha Carcedo como Alta Comisionada, fue el plan 'Veca', con 10 millones de euros para abrir comedores escolares y para becas a menores vulnerables en campamentos estivales. Precisamente, la hasta ahora ministra de Sanidad, Carmen Montón, reivindicó el pasado viernes en Consejo de Ministros este plan y recordó que formaba parte de las responsabilidades de la Alta Comisionada.

En una entrevista el pasado mes de julio con Europa Press con motivo de sus nuevas responsabilidades como Alta Comisionada, Carcedo reivindicó también la puesta en marcha de «una garantía de ingresos» para las familias en una situación más vulnerable. «A las familias con menos ingresos hay que garantizarles un nivel mínimo de ingresos que les permita dar cobertura a las necesidades más básica», señalaba.

Entre los principales retos de su cometido, que hasta su nombramiento eran competencia del Ministerio de Sanidad, que ahora asume, estaban el impulso de medidas para evitar la desigualdad especialmente en la infancia, así como la puesta en marcha de políticas para la redistribución de la riqueza «eficaces» para «amortiguar» el riesgo de pobreza y de exclusión social.

Carcedo aboga por mejorar las prestaciones por hijo a cargo para combatir la desigualdad, haciendo especial hincapié en las familias monoparentales. «Los recortes y las reformas fiscales beneficiaron a rentas medias-altas y altas, las bajas no se beneficiaron», ha manifestaba como crítica al anterior Ejecutivo.

«La pobreza infantil es la cola de un asunto que afecta a la economía española que es la desigualdad. España es uno de los países en los que más ha crecido la desigualdad en los últimos años», incidía Carcedo, reclamando políticas que consigan «romper» esas desigualdades en origen porque las que existen «son poco eficaces para reducir la pobreza infantil».

También se proponía hacer especial hincapié en el fomento de la inclusión social y en otras iniciativas que eviten el abandono escolar porque, en su mayoría, se produce en familias con niveles económicos y de formación bajos. Y rechaza «pervertir» las becas escolares, abogando por «recuperar el sentido de las becas para situaciones de carencia económica de las familias» y no para premiar la excelencia académica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos