Un mierense, en primera línea

Nico Cué, en el centro, durante una visita a la fábrica belga Engie Fabricom./N. C.
Nico Cué, en el centro, durante una visita a la fábrica belga Engie Fabricom. / N. C.

Nico Cué, residente en Bélgica desde los seis años, opta a presidir la Comisión | Líder sindical en Valonia durante cuarenta años, el asturiano encabeza la lista del Grupo de la Izquierda Unitaria

DANI BUSTOGIJÓN.

Jubilado y retirado ya de la actividad sindical, tras cuarenta años en la brega, el asturiano Nicanor Cué (Mieres, 1956) fue reclamado por sus compañeros y amigos del Partido de la Izquierda Europea para incorporarse a la primera línea de la política. Un nuevo servicio a la causa. Residente en Bélgica desde 1963, 'Nico' Cué se postula ahora como candidato a presidir la Comisión Europea. El mierense parte, junto a la artista eslovena Violeta Tomic, como cabeza de lista por el Grupo de Izquierda Unitaria Europea, una de las seis principales familias políticas europeas -en la que se engloba, por ejemplo, Izquierda Unida, por parte española-.

La vida familiar de Cué está ligada a la lucha obrera y sindical española. Tras las grandes huelgas mineras de 1962, en Asturias, su padre corría el riesgo de ser arrestado por el franquismo y buscó trabajo en Bélgica, donde se exilió junto a su familia. Por entonces, Nico Cué tenía solo seis años.

Al principio, en su casa de Lieja no se hablaba abiertamente de política, pero tras el fallecimiento de su padre, en 1968, el joven Nico descubrió algunas de las actividades que su progenitor realizaba en Bélgica. Y siguió sus pasos.

Cué militó en las Juventudes Comunistas de España -en la clandestinidad, desde Lieja- hasta los 19 años. Después, ya como trabajador del metal, entró en el sindicato belga FGBT, donde se mantuvo durante cuarenta años hasta la actualidad y en el que llegó a ser secretario general de la federación metalúrgica en Valonia y Bruselas, los últimos doce años.

El asturiano aceptó el reto de encabezar la lista de esta agrupación política debido a «la preocupación» surgida a raíz del «crecimiento de la extrema derecha» en Europa.

El mierense es uno de los seis candidatos a presidir la Comisión Europea, junto a Jan Zahradil, Margrete Vesthager, Manfred Weber, Frans Timmermans y Ska Keller. Los seis se medirán hoy en un debate televisado por Eurovisión (21 horas) y que servirá como carta de presentación ante el electorado. De una hora y media de duración, el debate se celebrará en el hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas y en él se hablará de empleo, migración, seguridad, cambio climático y el papel global de la Unión Europea, entre otros temas.

Entre los puntos que Cué defenderá de su programa electoral, pone énfasis en «volver a regular el mercado de trabajo, con contratos indefinidos», y defiende «dar un porvenir serio a la juventud».

Elegidos por la Eurocámara

Para poder ser nombrado presidente de la Comisión, la candidatura presentada por los Veintiocho deberá recabar el apoyo de la Eurocámara, por lo que se vincula con el resultado electoral. Es decir, serán los votantes, a través de los eurodiputados elegidos el próximo 26 de mayo, quienes decidirán quién toma el testigo del Gobierno de la UE.

Este sistema fue utilizado por primera vez en las elecciones europeas de 2014, que llevaron Jean-Claude Juncker, cabeza de lista del Partido Popular Europeo, a convertirse en presidente de la Comisión Europea en sustitución del portugués José Manuel Durão Barroso.