El compromiso de Sánchez con Asturias: «Garantizaré el empleo en torno a la economía verde»

Trabajadores de Vesuvius y sus hijos entregan a Pedro Sánchez una camiseta contra el cierre de la factoría de Langreo a su llegada a Oviedo, junto a Adrián Barbón. / Álex Piña

El presidente en funciones y candidato socialista ofreció un mitin en el Corredoria Arena de Oviedo acompañado por Adriana Lastra, Wenceslao López y Adrián Barbón

Eduardo Paneque
EDUARDO PANEQUEGijón

Poco lo faltó a Pedro Sánchez para rebasar esa delgada línea roja que permita pedir el voto explícitamente. Oficialmente restan 27 días, los que nos separan del inicio del campaña electoral pero desde esta tarde, con el mitin del presidente en funciones en el Corredoria Arena de Oviedo, queda oficialmente lanzada en Asturias. De hecho, en eso consistió su casi media hora de discurso ante las más de 1.500 personas que llenaron el recinto: una enumeración de compromisos a futuro en todas las direcciones: violencia de geénero, sanidad, igualdad de oportunidades, empleo, etc. ¿Y sobre Asturias? A pesar de que los trabajadores de Vesuvius se lo pusieron en bandeja al acudir al inicio del acto para entregarle una camiseta reivindicativa, se lo ventiló con un «defenderé a los trabajadores de Asturias como aquellos que me han entregado antes una camiseta», dijo. Ni las paradas anunciadas por Arcelor, y la innovación y transición industrial, marcadas como prioritarias por Adrián Barbón, siguen preocupando mucho. Los temas se agolpaban sobre la mesa pero el presidente en funciones los trató de pasada: «Mi solidadridad con las cuencas mineras y centrales términas, garantizaré su empleo y crearé nuevas oportunidades en torno a la economía verde» y «vamos a defender a aquellas tierras que tienen por delante un desafío demográfico», subrayó.

Y es que el mitin fue por otros derroteros, como ya sucediera ayer en Extemadura. Como parecía obvio, el bloqueo político al que hizo referencia con eslóganes para movilizar a los suyos. De ellos, dos los dejó para el final: «Se acabaron los lamentos de lo que pudo ser y no fue» y «a nuestra izquierda y nuestra derecha lo que hay son sopas de letras».

Las encuestas pintan de cara para el PSOE en el Principado, según el último CIS. Mejorarían el porcentaje de votos aunque, de confirarse, difícilmente varíaría los tres escaños que obtuvieron en abril debido a los exiguos siete que están en juego. No parece preocuparle en esceso a Pedro Sánchez la aparición de Más País, al que -sin citarlo- únicamente se refirió diciendo: «Conforme aumenta el número de partidos que se presentan, más se evidencia que la única fuerza posible que hace avanzar España es el PSOE».

Respecto a la anterior cita -con las generales- solo repite Adriana Lastra en funciones y puesto. Wesceslao López ya no es alcalde de Oviedo y el Principado, aunque en manos socialistas, tiene otro presidente, Adrián Barbón. Éste puso las gradas en pie al grito de «no vamos a consentir que se atrevan a insultar a las 'Trece rosas'. El presidente regional también hizo referencia a los carteles contra el asturiano en los que aparece su imagen junto a Carles Puigdemont y Armaldo Otegi. »Ponen mi cara con un prófugo de la justicia y un terrorista; que gasten todo su dinero en pancartas, a ver si creen que les tenemos miedo«, señaló y 'contó' al Presidente cómo se impidió a la consejera de Cultura, Política Llinguística y Turismo, Berta Piñán, exponer en asturiano su programa de gobierno en el parlamento autonómico. Pedro Sánchez no recogó el guante.

Tanto Wenceslao López como Adriana Lastra centraron sus discursos en la crítica a Podemos. El exacalde recordando su mandato como un cúmulo de desencuentros: «Fue una pesada losa porque no son leales y solo les importa hacer de la política un 'gran hermano'». La vicesecretaria general del PSOE tampoco se anduvo por las ramas: «Nos robaron el resultado electoral», sentenció.

Más información