La oposición acusa al PSOE asturiano de «sumisión» ante Sánchez y señala la urgencia del «cambio»

La oposición acusa al PSOE asturiano de «sumisión» ante Sánchez y señala la urgencia del «cambio»

Los grupos critican el «conformismo» de Javier Fernández en su gestión y esperan que este año traiga «un nuevo liderazgo político»

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

El último mensaje de fin de año de Javier Fernández se quedó, a juicio de la oposición, en un mero diagnóstico de los problemas de Asturias: la descarbonización acelerada, la financiación autonómica y la sangría demográfica. El discurso del presidente del Principado fue un reflejo de «las dos grandes características de su Gobierno: sumisión al PSOE y conformismo en su gestión», en palabras del secretario general del PP, Luis Venta. Sometimiento porque las grandes amenazas para el corazón industrial de Asturias, como se refirió Fernández a esta actividad económica, son «las políticas irresponsables del Gobierno socialista de Pedro Sánchez».

En este sentido, el diputado popular señaló que el presidente asturiano «no se atreve o no le dejan identificar a los claros culpables y hacerles frente en defensa de Asturias». También criticó Venta que la reforma del sistema de financiación autonómica era «urgentísima» con el Gobierno de Mariano Rajoy, y ahora Sánchez «la ha dejado en vía muerta» y Fernández «tampoco dice nada» para proteger los intereses regionales. En cuanto al problema de la despoblación, apuntó a la «inactividad» del jefe del Ejecutivo asturiano. «Así, Asturias se muere y, por ello, es imprescindible un cambio que lidere el PP, para dar esperanzas a los asturianos», indicó.

En términos similares se manifestó el vicepresidente primero del Congreso y diputado asturiano de Ciudadanos. Para Ignacio Prendes, a Fernández le faltó decir que los principales responsables de los problemas que enumeró en su discurso «son el Gobierno de Pedro Sánchez o el Ejecutivo regional», del que se despide «firmando unos presupuestos que no apoyan a nuestro tejido industrial ni generan actividad productiva y que finalmente se rinden ante Podemos en su apuesta por más corriente y más impuestos». Prendes también mostró la disposición de Ciudadanos para traer a la comunidad «la regeneración y un nuevo liderazgo político». «Los vientos de cambio que ahora soplan fuerte en Andalucía llegarán muy pronto a Asturias», pronosticó.

Por su parte, el vicesecretario de Coordinación Institucional y diputado de Foro, Pedro Leal, reprochó a Fernández que se despida tras siete años de Gobierno «sin ofrecer un solo resultado tangible y positivo y con un discurso desmentido por su último presupuesto». Así las cosas, le recriminó que no haya aportado soluciones a los problemas «ante los cuales el Ejecutivo socialista ha mirado hacia otro lado». Y criticó que «tenga la desfachatez» de hablar del corazón industrial de Asturias «cuando no ha sido capaz ni de defender unos costes eléctricos competitivos para nuestras empresas que eviten lo que sucede en Alcoa y lo que venga».

«Recuperar la ilusión»

Al igual que Venta y Prendes, hizo un llamamiento al cambio político para «recuperar la ilusión de los asturianos» y destacó que «Foro está demostrando desde 2011 que sí tiene personas capaces y dialogantes» con propuestas realistas para dar respuesta a esos tres grandes desafíos apuntados por Fernández.

También aludió a abrir una nueva etapa el diputado y responsable de Organización de Podemos, Andrés Fernández Vilanova. «Este no deja de ser el balance de un presidente que termina un ciclo marcado por los pactos con el PP y por su hostilidad hacia Podemos Asturies», que confió en que la formación morada impulse un cambio «para pasar de las palabras a los hechos». Señaló que la región «vive una crisis industrial de la que Alcoa es el mayor síntoma» y recordó que los trabajadores de la aluminera «ya han dejado claro que no sirven declaraciones de apoyo vacías, sino que es necesario y urgente tomar la iniciativa» e intervenir Alcoa en caso de que sea necesario. Además, Vilanova reprobó a Fernández en su análisis de la sangría demográfica por no tener en cuenta «la emigración juvenil, que sigue castigando esta tierra por la falta de oportunidades y deja en el olvido a los 41.600 jóvenes emigrados desde el año 2008».

Para el portavoz de IU en la Junta, Gaspar Llamazares, el horizonte planteado por Fernández es muy lejano, sobre todo en cuanto a la demografía y financiación. «Yo lo pondría en la alianza por la transición industrial, la consolidación de los derechos y servicios públicos y el área metropolitana», indicó. También rechazó que le presidente «se agarre al último dato positivo» sobre el crecimiento económico en 2017 «para predicar la recuperación de Asturias». «La desigualdad y la amenaza de una crisis industrial obligan a la autocrítica, la unidad y la esperanza», resaltó.