Ángela Vallina: «No ha habido pacto con el PSOE, es el principio de una negociación»

Ángela Vallina, ayer, en Piedras Blancas. / OMAR ANTUÑA
Ángela Vallina, ayer, en Piedras Blancas. / OMAR ANTUÑA

«Es llamativo que Podemos tenga el mismo posicionamiento que la derecha y la ultraderecha, cuando Iglesias pide que no haya rayas rojas»

NOELIA A. ERAUSQUINGIJÓN.

La portavoz de IU en la Junta General, Ángela Vallina (Naveces, 1959), estrena presencia en la Cámara asturiana tras su paso por el Parlamento Europeo y su experiencia como alcaldesa de Castrillón. Lo hace con mentalidad constructiva, cansada de enfrentamientos que «no representan la democracia», y decidida a lograr que en el Principado manden las políticas de izquierdas.

-¿Qué sensación le han dejado las dos sesiones del pleno de investidura del jueves y el viernes?

-Me quedo con que me parece que estamos siempre buscando las diferencias. Un partido ha ganado por goleada las elecciones, hay un solo candidato a la Presidencia y se ha alargado el tema para nada.

-Sin embargo, además del PSOE, solo IU ha apoyado la investidura de Adrián Barbón. No ha habido acuerdo con Podemos.

-Es llamativo que hayan tenido el mismo posicionamiento que la derecha y la ultraderecha, cuando Pablo Iglesias ha pedido a Pedro Sánchez que no ponga rayas rojas y que se busquen las cosas comunes. Son como dos Podemos distintos. La legislatura pasada ya fue de bloqueo, cuando la izquierda tenía una clarísima mayoría. Hasta el último año no hubo ni siquiera presupuestos. Luego las urnas dijeron lo que tenían que decir. La política de izquierda no puede favorecer gobiernos de derechas o impedir gobiernos de izquierdas.

-Las comisiones colegiadas de Avilés y Langreo critican el apoyo de IU a Barbón. Aseguran que la decisión fue antidemocrática porque no se consultó a los órganos de la formación. ¿Qué le parecen estas críticas?

-No hubo ningún pacto. Lo dejamos claro en la investidura. Hubo una coordinadora que marcó la línea política de favorecer los gobiernos de izquierdas y apoyar aquellas candidaturas más votadas tanto en municipios como en todos los sitios. No es un pacto y lo dejamos muy claro en el discurso, es una declaración para continuar la negociación y hacer un pacto de legislatura. Cuando se llegue a eso, se pasará por los órganos.

-Reclaman que se convoquen de forma urgente la comisión colegiada y la coordinadora regional y se recupere «la normalidad democrática»

-Ahora mismo Alejandro (Suárez), que asumió la coordinación provisional de IU Asturias, está de baja. Ha tenido una operación, acaba de salir del hospital y no hay nadie que pueda convocar. No ha podido nombrar a otras personas, secretarías, secretario de Organización y los órganos están un poco en el aire. Pero no ha habido pactos, se trata de un principio de negociación y la línea política la marcó la última coordinadora. Ahora la dirección solo es Alejandro, hasta que se reincorpore, pueda nombrar a alguien con él y se haga la asamblea que nombre una nueva coordinación y una nueva dirección. Es muy fácil criticar, pero primero se debe preguntar antes de disparar.

-¿Cuándo empezarán a negociar con la FSA ese posible pacto de legislatura?

-Hemos quedado en dejar pasar la toma de posesión del presidente para reiniciar las conversaciones.

-¿Con qué prioridades se van a volver a sentar con los socialistas?

-Tenemos el tema de la industria, las leyes que quedaron pendientes, volver a poner en marcha el Consejo Económico y Social... Pero sobre todo Asturias tiene un tema prioritario con la industria que tenemos que sacar todos adelante.

-¿Querrían entrar en el Gobierno o en niveles inferiores?

-Esa decisión no se ha planteado, pero si se planteara sí que lo tienen que decidir los órganos.

-Barbón hizo algunos guiños durante su intervención a fuerzas que no son de izquierdas, como Foro. ¿Puede condicionar esto el pacto?

-Estamos tan acostumbrados al enfrentamiento que hemos olvidado la política, que es saber dialogar, llegar a puntos de encuentro. Si todos estamos de acuerdo en el diagnóstico de Asturias, por qué no nos ponemos todos a buscar el tratamiento. Debemos buscar un pacto de todas las fuerzas políticas y sociales de la región para sacar a Asturias de esta situación y planificar la transición en la que se nos ha metido. No teníamos tanta prisa por parte de Europa, pero el Gobierno de Pedro Sánchez y su ministra así lo decidió y no nos ha puesto ninguna alternativa. Buscar consenso para los temas importantes es recuperar el espíritu de la política y lo que espera la ciudadanía. Nuestra obligación es empezar a trabajar por los problemas de Asturias y no buscar las diferencias.

-El asturiano ha entrado en la Junta por la puerta grande, en el discurso de Barbón, pero de momento no salen los números para la oficialidad. ¿Espera que llegue en esta legislatura?

-De momento no salen, pero Foro siempre estuvo a favor, aunque esta última temporada dice no. Hay que trabajar en el tema y que se sumen otros partidos. No comprendo la posición del PP, que aplaude y le parece bien que Feijóo hable en gallego y nos lo niegan en Asturias. ¿Por qué esta discriminación? La portavoz de Ciudadanos dijo que nos costaría dinero, pero tienen que saber que hay fondos europeos para lenguas minoritarias que ahora estamos perdiendo.

-IU está en el grupo mixto junto a Foro y Vox, partidos ideológicamente muy alejados de su formación. ¿Qué fórmula cree que se conseguirá para manejar esta situación?

-El viernes se presentó la petición de la reforma del reglamento para hacer un grupo con dos diputados, para adaptar la realidad política a las instituciones. Ahora ejerce la portavocía Foro, después le toca a IU y, por último, a Vox. ¿Alguien de nosotros puede hablar por el otro? Somos fuerzas completamente distintas. Además, ya se ha visto que partidos como Ciudadanos se ven perjudicados por su negativa a cambiar el reglamento, porque el grupo mixto suma más que ellos.

-¿Cuánto tiempo pueden durar los trámites?

-Mañana hay mesa de portavoces y veremos quién lo apoya. Si fuera una lectura única, esto podría estar a finales de julio. Si no se acepta la lectura rápida se alargará unos meses, más allá de septiembre. Esperemos que se den cuenta de que es incomprensible este grupo mixto.

-¿Cómo ven las negociaciones en Madrid?

-Es un poco contradictorio. Unidas Podemos está intentando entrar en el Gobierno, hacer un pacto... y en IU nadie ha preguntado a las federaciones o a las bases si queremos entrar en el Gobierno, ni se ha hecho un referéndum, ni si la negociación se podía llevar así o no. Muchas veces se critica lo que se hace aquí, que se hizo bajo la dirección política de la última coordinadora, y no se dice nada de lo que está ocurriendo a nivel estatal.

-¿Cree que puede acabar habiendo otras elecciones?

-A mí me parece que con estos enfrentamientos vamos muy mal. La hemeroteca está ahí. El señor Casado, cuando pedía la investidura para Rajoy, decía que si alguien se podía imaginar al PP con sesenta y pico diputados no votando al que tuviera ciento y pico. Que se aplique su propia medicina. Me parece impresentable que se conduzca al país a esta situación por no saber reconocer quién ha ganado unas elecciones.

-Se marcan el otoño como época clave para normalizar la situación en IU de Asturias

-Sí, si no vamos a otras elecciones. En verano es imposible y al comenzar el curso, en octubre o noviembre, haremos una asamblea para volver a elegir coordinación, dirección y órganos.