Los partidos asturianos, enfrentados ante una reforma de la Constitución

Los partidos asturianos, enfrentados ante una reforma de la Constitución

La modernización del texto, solo posible con un «gran acuerdo» entre las formaciones, no está en la agenda del Partido Popular ni de Foro

Ó. PANDIELLO / P. L. GIJÓN.

Las cuatro décadas de la Constitución española contó ayer con diversas lecturas enfrentadas entre las fuerzas políticas asturianas. Lo que para unos es una clara crisis de los cuarenta, para otros es muestra de madurez y un «marco democrático estable» que todavía hoy sigue tan vigente como el primer día. Así, en el centro del debate se situó la reforma del texto, la presencia del monarca emérito o el discurso de su hijo, centrado en la cohesión del país y en la vigencia de la Corona.

El secretario general de la FSA, Adrián Barbón, se refirió a los 40 años de la Carta Magna señalando que el texto «no es inmutable». «Ante nuestra Constitución se abren dos caminos. El de que aquellos que quieren atacarla y romperla y aquellos que, como yo, queremos reforzarla con la reforma. Conmemoremos como se merece estos cuarenta años de libertad. Y ahora que las tormentas acechan, ahora que todo se vuelve más oscuro, pongámosla en valor», defendió en un texto publicado en sus redes sociales.

Sobre los posibles cambios de la Constitución fue más concreto Segundo González, diputado en el Congreso por Podemos, que hizo referencia a la «mayoría social» que aboga por realizar reformas en el texto. «Hay que blindar algunos derechos para situarlos al mismo nivel que los fundamentales: hablo de las pensiones, de la vivienda, de la sanidad o la educación. Hay que revisar el modelo territorial y abrir el debate entre monarquía y república para que los ciudadanos puedan elegir», sintetizó el diputado asturiano. Todo ello, «feminizando» el texto para que las mujeres puedan convivir en una «igualdad efectiva».

La líder del PP en Asturias, Mercedes Fernández, centró su discurso en el «acontecimiento histórico» que suponen los 40 años de Constitución. A su juicio, es momento de recordar el desempeño de la sociedad y la clase política de la época, que dejó atrás sus diferencias para anteponer el bien común del país. Fernández, asimismo, no contempla una reforma constitucional. Bajo su punto de vista, todos los ciudadanos se sienten «orgullosos» de la carta magna. «Son artículos que garantizaron estos años de magnífica convivencia pacífica y democrática donde tuvimos nuestro espacio para contrastar ideas», concluyó.

El diputado de Foro en el Congreso, Isidro Martínez Oblanca, fue uno de los asistentes a la ceremonia de ayer, «una de las más importantes que ha vivido el país en los últimos años». Todo ello, en un acto «sobrio e institucional» en el que destacó el discurso de Felipe VI. «Se agradece que no haya hecho referencia al monotema catalán. La suya fue una reivindicación del texto constitucional y su defensa para todos los españoles», destacó. Sobre una hipotética reforma constitucional, Martínez Oblanca fue tajante: «Hoy por hoy, con el ambiente político que hay, es muy difícil plantearla».

Nicanor García, diputado de Ciudadanos en la Junta, celebró los cuarenta años de «un marco de convivencia y progreso muy positivo para todos». Además del acto del Congreso, en el que encontró un Rey dispuesto a defender la «igualdad entre los pueblos», García instó a impulsar una reforma constitucional fruto de un «gran acuerdo» para modificar la ley electoral y suprimir los aforamientos.

 

Fotos

Vídeos