Sánchez alaba ahora la actitud de Rajoy hacia Cataluña y carga contra Casado

Pedro Sánchez presenta su libro 'Manual de Resistencia'.

El presidente del Gobierno sostiene que encontró en el exlíder del PP un «enorme sentido de Estado» del que él también aprendió

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Nunca antes Pedro Sánchez se había mostrado tan elogioso hacia Mariano Rajoy, pero el presidente del Gobierno, en precampaña electoral, tiene claro cuál es el perfil de votante con el que debe echar el resto. Y ya no es el que está a la izquierda. Los socialistas creen que la pugna por el liderazgo en ese bloque, en el que hace apenas tres años competía a brazo partido con Pablo Iglesias, quedó ya resuelta a su favor hace muchos meses. Ahora quiere conquistar el centro y para eso reivindicó este jueves -en la presentación de su libro 'Manual de resistencia' (Península)- la relación que entabló en 2017 con el mismo jefe del Ejecutivo al que defenestró de la Moncloa con el apoyo de Podemos, los nacionalistas y los independentistas tras la sentencia del 'caso Gürtel'.

«Nos unió Cataluña, fue un asunto en el que nos supimos encontrar», dijo a preguntas de la periodista Mercedes Milá y el también presentador televisivo Jesús Calleja.

El asunto no deja de ser paradójico porque, durante años, el PSOE ha culpado a los populares de alentar la confrontación primero, tanto con José María Aznar en el Gobiernocomo cuando Rajoy pilotaba la oposición y José Luis Rodríguez Zapatero negoció la reforma del Estatut, y de derivar exclusivamente a los tribunales un asunto que debía resolverse con el diálogo y la política después. Este jueves, Sánchez aseguró, sin embargo, que «el Rajoy del último año» sí quería, a su juicio, «resolver las cosas» como él ahora.

Ese «último año» fue el del fracaso de la 'operación diálogo' encomendada por el expresidente del Gobierno a su mano derecha, Soraya Sáenz de Santamaría; el de las jornadas del 6 y 7 de septiembre, en las que los independentistas aprobaron las 'leyes de ruptura' mediante un procedimiento parlamentario cuestionado por el Letrado Mayor y el secretario general del Parlament; el del referéndum del 1 de octubre, el discurso del Rey del día 3, ese mismo mes; la declaración unilateral de independencia del 27 y, finalmente, la aplicación, por primera vez en democracia, del artículo 155 de la Constitución, pactado entre el Gobierno popular y el PSOE.

«Vi un enorme sentido de Estado del que yo también aprendí», llegó a decir Sánchez ante la plana mayor de su Gobierno y buena parte de la actual dirección del partido. Eso es lo que ahora echa en cara al nuevo líder de la oposición, que ya ha anunciado su intención de aprobar un 155 permanente en caso de ser presidente. «Contraviene algo que ya decía Mariano Rajoy y yo compartía -insistió-: la respuesta del Estado de Derecho al desafío independentista tiene que ser proporcional porque eso es lo que legitima socialmente cualquier tipo de decisión».

Nuevo 'Estatut'

El líder del PSOE advirtió de que una medida de esa «envergadura» no puede hacerlo un solo partido, tildó de «irresponsabilidad» el planteamiento de Pablo Casado y aseguró que él nunca va a renunciar al diálogo «dentro de la ley». «Esto -añadió tras criticar la actitud victimista y inflexible de los independentistas- no tiene más salida que una reforma dentro de la Constitución del autogobierno de Cataluña». Es decir, un nuevo Estatuto negociado por las propias fuerzas catalanas, que tenga el respaldo de tres quintos del Parlamento autonómico.

«Esto no va de qué pactos puede haber, va de qué modelo de sociedad queremos y hay dos: uno que evoluciona y otro que involuciona, al menos es lo que vi en la plaza de Colón» Pedro sánchez

También cargó contra Albert Rivera y la decisión de Ciudadanos de anunciar que no pactará tras las elecciones con el PSOE. «Podrás coincidir o no con las medidas que plantea otra fuerza, sobre eso podemos debatir, pero decir 'ni agua', creo que va contra el sentir de la ciudadanía», adujo. «Esto no va de qué pactos puede haber, va de qué modelo de sociedad queremos y hay dos: uno que evoluciona y otro que involuciona, al menos es lo que vi en la plaza de Colón». El jefe del Ejecutivo -que este jueves anunció, casi dos semanas después de conocerse su contrato con Planeta, su intención de donar los beneficios de su libro a «los que no tienen hogar» -se mostró así convencido de que, como los militantes del PSOE en las primarias de 2016, los electores apostarán por el suyo.

Más información: