«Pedro Sánchez quiere una España a dos velocidades con Asturias en el vagón de cola»

Prendes, en la sede regional de Ciudadanos en Oviedo, el pasado viernes. / PABLO LORENZANA
Prendes, en la sede regional de Ciudadanos en Oviedo, el pasado viernes. / PABLO LORENZANA

«No se puede poner otra vez en riesgo la variante de Pajares por las obsesiones de Cascos y las cesiones del PP»

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El intenso clima preelectoral parece insuflar optimismo a Ignacio Prendes. El número uno de Ciudadanos al Congreso por Asturias ve a su partido bien posicionado con vistas a las generales del 28 de abril, se revuelve contra quienes hablan de una tendencia hacia la derecha de los 'naranjas' y vuelca toda su artillería sobre el PSOE de Pedro Sánchez, con el que ve imposible llegar a acuerdos. En esta entrevista, la primera desde su designación como candidato, analiza los agitados tiempos que vienen.

-Qué tiempos aquellos en que Ciudadanos se presentaba como un partido de centro, ¿verdad?

-Ciudadanos sigue siendo un partido de centro liberal y progresista, así que no hay añoranza posible. No se puede añorar lo que no se perdió.

-¿De verdad no cree que la calle, las encuestas, la percepción social, les sitúa cada vez más a la derecha?

-No creo que sea la calle, quien dice eso es un PSOE que busca la polarización y le molesta cualquier partido que esté en el centro y represente ideas moderadas y liberales. Pero son las políticas las que definen el espacio que ocupa cada uno, no los eslóganes de tus rivales.

-Entiendo que dude del CIS, pero no me diga que no percibe que la calle les ve escorados hacia la derecha.

-Al contrario, creo que se nos percibe como el centro político que promueve la unión mientras los demás buscan la polarización. Nosotros no tenemos complejos en defender los símbolos comunes que representan la Constitución y la España del 78. Otros, mientras, sí se han escorado a la radicalidad y el populismo.

-Me cuesta encajar sus reflexiones, ese centrismo, con el acuerdo en Andalucía con PP y Vox. Ya sé que va a decir que no hay un pacto formal Ciudadanos-Vox, pero gobiernan gracias a su voto.

-Andalucía necesitaba un cambio tras un régimen de más de 30 años que ha llevado a la comunidad a una situación de atraso y clientelismo. Ese cambio lo protagoniza Ciudadanos con las fuerzas que han estado dispuestas a favorecerlo. Pero Ciudadanos no ha pactado con Vox ni está en un gobierno con Vox.

-Formalmente.

-Ni formal ni informalmente.

-¿Cómo que no? Sin Vox no estarían gobernando Andalucía.

-Si hay partidos que han querido apoyar el cambio que pedían los andaluces, no vamos a rechazarlo. Pero ni pactamos ni gobernamos con Vox. Mientras, el PSOE sí gobierna con populistas, con Podemos en Castilla-La Mancha, y con independentistas y radicales, como Compromís en Valencia. Y pactó un presupuesto en la cárcel a través de Pablo Iglesias, el enviado de Pedro Sánchez, con quienes meses antes habían dado un golpe contra la democracia. Las nuestras son propuestas de centro, liberales...

La polémica imagen de Colón

-Explíqueme cómo encajan esas propuestas con la foto de Colón.

-Esa foto tiene que ver con la defensa, en un momento crítico, de la unidad de los españoles y de la Constitución. No tenemos ningún complejo en defender en la calle esos símbolos comunes con aquellos que quieran defender el proyecto constitucionalista. Quien abandonó esos espacios comunes es el PSOE y Pedro Sánchez.

-No sé si anunciar un veto a acuerdos postelectorales con el PSOE ayuda a forjar un mensaje de centro.

-Con este PSOE y con un Sánchez cuyo proyecto es gobernar con populistas e independentistas no podemos pactar. Vivimos una encrucijada: una España de ciudadanos libres e iguales o una España que se rompe. Tenemos claro que el PSOE representa la desintegración. El PSOE centrado, moderado, no existe, o si existe no es el que se presenta a estas elecciones.

-Si descarta al PSOE, solo queda el pacto con PP y Vox.

-El acuerdo posible es que Ciudadanos gane las elecciones. Salimos a ganar, no a ser subsidiarios de nadie.

-Todos salen a ganar. Después, el margen de acuerdo es el que es.

-Una mayoría de españoles está en el espacio de centralidad y moderación que representa Ciudadanos. Estamos dispuestos a construir una mayoría de gobierno y de progreso. En Andalucía propiciamos un cambio y ahora vamos a hacerlo en España. Debemos liderarlo nosotros.

-Pensemos que eso sea posible. La pregunta es: ¿pactarán con Vox?

-La pregunta será a los demás: ¿están dispuestos a apoyar a Ciudadanos para que haya un gobierno de futuro que propicie la unidad entre españoles?

-Responda a la mía: ¿pactarán con Vox para gobernar?

-No vamos a gobernar con fuerzas que impugnen el marco constitucional, que impugnen los acuerdos de la Transición, no vamos a propiciar pactos con fuerzas proteccionistas que quieren una Europa cerrada...

-¿Debo entender entonces que no van a pactar con Vox?

-Vox es un fenómeno incipiente, desconocido, no sabemos qué programa tiene. Quienes voten a Ciudadanos saben que votan un proyecto liberal, abierto... No daremos ni un paso atrás en derechos de igualdad, de defensa de las mujeres o de los colectivos LGTB. Ni un voto de Ciudadanos servirá para gobernar con quienes propician una vuelta al pasado, una España cerrada, pero tampoco para que Sánchez gobierne con populistas e independentistas con Iglesias de vicepresidente y Torra de ministro de Administraciones Territoriales.

-Pues ya me dirá cómo se va a gobernar España tras el 28-A.

-Vamos a ganar las elecciones.

-Ya se verá. Pero habrá que pactar.

-Habrá mayorías lideradas por este espacio de centro reformista. Somos capaces de propiciar pactos. Lo demostramos en Andalucía y lo demostraremos en España.

Veto al PSOE en Madrid

-¿El veto al PSOE rige solo en Madrid o también en Asturias?

-Se circunscribe a las generales. Lo que pase después, veremos.

-Ya me explicará por qué el veto a pactar con Sánchez y no con Adrián Barbón, destacado 'sanchista'.

-En Asturias también salimos a ganar.

-Como todos.

-Primero van las generales, después habrá que ver el escenario y dónde queda situado cada uno. Pero tengo claro que si en algún sitio tenemos un liderazgo fuerte, moderado, sensato, es en Asturias con Juan Vázquez. Es el mejor candidato para ser presidente del Principado y pronostico que serán los demás líderes quienes tendrán que decidir si le apoyan o no.

-Demasiado optimismo, ¿no cree?

-Realismo absoluto. Creo que el acierto en la apuesta por Vázquez se ve corroborado con la obsesión reiterada, con él y con Ciudadanos, del secretario general de la FSA y de su partido.

-¿Ve preocupado a Barbón?

-Mucho. Si yo estuviera en su piel también lo estaría.

-Observo una querencia en Ciudadanos por los fichajes 'galácticos' y la experiencia me dice que no suelen salir del todo bien.

-No hablaría de galácticos sino del hecho de que Ciudadanos es el único partido capaz de incorporar el talento de la sociedad civil. El resto tienen estructuras muy rígidas.

-¿Qué se juega Asturias el 28-A?

-Mucho. Nos jugamos que se pueda cortar el flujo de la solidaridad entre españoles. O se impone el peso de los nacionalistas y los populistas, del egoísmo territorial, o el peso de la España constitucional e igualitaria. Ahí, Asturias se lo juega casi todo. Si gana el egoísmo territorial de la mano de Sánchez, tendremos un problema en Asturias porque no sería sostenible una sanidad que nos cuesta 1.700 millones al año, una educación de calidad o unas políticas sociales adecuadas para una sociedad envejecida. Se impondría una España de dos velocidades, con Asturias en el vagón de cola.

-¿No se pasa de tremendista?

-No. Escuche a Alfonso Guerra.

-¿También le van a fichar?

-(Risas). No creo que se deje. Su último libro acaba con una frase: «Si se rompe la igualdad, se rompe España». Opino igual. Es lo que está en juego el 28-A. Hace dos meses, Sánchez rogaba a los independentistas que le aprobasen el presupuesto y estaba dispuesto a cortar la solidaridad interterritorial.

Variante y energía

-Dos temas clave en Asturias. Sus potenciales aliados tras el 28-A, PP y Foro, plantean otro cambio en la variante de Pajares.

-Dramático. En 2016 Ciudadanos arrancó el compromiso escrito a Rajoy de que la variante entrase en servicio a finales de 2017. Gracias al señor Cascos, que aprovechó la necesidad de su voto para unos presupuestos, aquel acuerdo saltó por los aires. Ahora volvemos a las andadas.

-¿Es sostenible otro cambio?

-No se puede poner de nuevo en riesgo la finalización de la obra por las obsesiones de nadie ni por las cesiones del PP, chantajeado por Cascos. Hay que acabar la variante, una vía moderna, rápida, útil para pasajeros y también para mercancías porque Asturias es una comunidad industrial, y ponerla en servicio de inmediato y conectarla al Corredor Atlántico. No caben más retrasos.

-¿Qué cambiará en el plan de transición energética si Ciudadanos es decisivo en Madrid?

-Tres cosas. Habrá claridad en el debate; ahora el PSOE dice una cosa en Madrid y otra aquí, engañando a la gente. Será un proceso justo, y eso pasa por acompasar los tiempos de una transición que es inevitable, y eso lo sabemos hace muchos años, pero se ha escondido la cabeza bajo el ala con propuestas de pasado, no de futuro. Y habrá un marco de precios competitivo y estable para la industria electrointensiva. Hace cuatro meses que esperamos por un decreto del Gobierno que, como siempre, va a llegar tarde.