Pedro Sánchez confirma su veto a Pablo Iglesias: «Necesito un vicepresidente que defienda la democracia»

Pedro Sánchez confirma su veto a Pablo Iglesias: «Necesito un vicepresidente que defienda la democracia»

El presidente del Gobierno en funciones ha señalado que el líder de la formación morada es «el principal escollo para alcanzar un acuerdo»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Que haya o no un Gobierno de coalición progresista depende de la ambición personal de Pablo Iglesias. Ese es, a grandes rasgos, el mensaje que ha querido mandar hoy Pedro Sánchez, el mismo día en el que concluye la consulta de Unidas Podemos a su militancia sobre la investidura que debe votarse el próximo martes. El presidente del Gobierno ha asegurado que el empeño del dirigente izquierdista de entrar en el Consejo de Ministros es el «principal escollo» para que haya un acuerdo. Y ha explicado de manera contundente su rechazo a contar con él: «Necesito un vicepresidente que defienda la democracia española».

Sánchez ha vuelto a poner sobre la mesa, en una entrevista en La Sexta, las diferencias que mantiene con Iglesias sobre el diagnóstico y las recetas para Cataluña, pero esta vez ha hecho especial hincapié en el hecho de que el líder de Unidas Podemos se refiera a los impulsores del 'procés' en prisión preventiva como «presos políticos», lo que equivale a cuestionar que España sea un Estado de derecho. «Un Gobierno con él no funcionaría -ha insistido-porque se paralizaría por las contradicciones internas».

El presidente del Gobierno en funciones ha asegurado, en todo caso, que su oferta de incorporar a miembros de Podemos que tengan un perfil «cualificado» («no estoy hablando de tecnócratas», ha dicho) sigue en pie sólo hasta el mismo día de la votación, no después. Y ha pedido directamente a Iglesias que acepte esa propuesta y dé «un paso atrás» en su exigencia personalista.

En la reunión que esta mañana ha mantenido con su ejecutiva -y en la que se ha revisado el documento base aprobado la semana pasada para la negociación de un programa de Gobierno con Podemos- Sánchez ha revelado que Iglesias le ha llegado a reclamar en alguna ocasión una vicepresidencia social y ministerios como los de Hacienda, Trabajo y Seguridad Social y responsabilidades en Comunicación.

«'No vergonzante»

Durante la entrevista, no ha querido confirmar ese extremo, pero sí ha puesto de relieve que el «90% de las conversaciones» que ha mantenido con Iglesias para la investidura, cinco en total, no han versado sobre «contenidos» como los problemas de vivienda, la derogación de la reforma laboral o la reconstrucción del estado del bienestar sino sobre «cargos».

En el PSOE se respira pesimismo y son muchos los que se ven ya abocados a un adelanto electoral. Sánchez ha asegurado que volverá a llamar a los líderes de las principales formaciones de ámbito nacional antes del debate, pero es plenamente consciente de que ni el líder del PP, Pablo Casado, ni el de Ciudadanos, Albert Rivera, son sensibles a sus llamadas a una abstención. Por eso, el 'sí' de Podemos -acompañado del de las fuerzas nacionalistas con las que el PSOE continúa hablando- es clave.

Sánchez ha advertido a Iglesias, de hecho, de que su abstención sería tan reprochable como su voto en contra y le situaría junto al PP, Cs y Vox en una posición obstruccionista. «Sería -ha alegado- un 'no' vergonzante».

Más información