El peor balance en los últimos años: 1200 muertos en carretera, 39 más que en 2016.

En el 90 por ciento de los accidentes mortales la explicación es la misma. El conductor no respetó las normas de circulación. Por ejemplo, usando el móvil principal causa de distracción, Pero no sólo el teléfono, también el cinturón. 175 personas se hubieran podido salvar de llevarlo abrochado. En total 1200 fallecidos en un año para olvidar, el peor desde 2012, 39 muertos más que el año anterior y muchos de ellos motoristas, 260. Así que para este año más controles de alcohol y drogas y  radares, especialmente en secundarias donde se producen el 77 por ciento de los muertos. Y en el aire el Pegasus no estará sólo, ya hay agentes formándose como pilotos de drones. Estos aparataros también multarán