«Estamos perdidos si la financiación autonómica se hace según la población»

Miguel Ángel Revilla. / FOTOS: DAMIÁN ARIENZA
Miguel Ángel Revilla. / FOTOS: DAMIÁN ARIENZA

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria: «El Gobierno debe poner un impuesto para que los que más tienen paguen más y no lo hagan los de siempre: los de las nóminas»

PALOMA LAMADRID VILLANUEVA DE OSCOS.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (Poblaciones, 1943) no tiene pelos en la lengua a la hora de expresar sus puntos de vista. Tiene claro que la financiación autonómica es una batalla crucial para las comunidades más pequeñas y que los ciudadanos merecen que las pensiones se blinden para evitar las pagas «de miseria». Precisamente, Revilla visitó ayer Villanueva de Oscos para hablar del presente y futuro del medio rural, cuyas comarcas están gravemente afectadas por el envejecimiento de la población.

-¿Qué perspectivas tiene del nuevo Gobierno?

-Peor que con el anterior no creo que vaya a ser porque tuve muy mala relación con Mariano Rajoy a raíz de que me engañó hace dos años cuando fui a verle a Madrid. No cumplió nada y no me volvió a recibir. A partir de entonces he sido muy crítico con él porque para mí es un moroso con Cantabria. El día 30 voy a ver a este (Pedro Sánchez), que me ha llamado. Por lo menos la ministra de Administración Pública ya me ha llamado. Veo que hay una mejor disposición, por lo menos se ponen al teléfono.

-Pedro Sánchez no modificará el sistema de financiación autonómica. ¿Serán suficientes los ajustes territoriales que plantea?

-Hoy (por ayer) voy a hablar del gran peligro que tenemos los pueblos de Asturias, Galicia, Cantabria... del abandono de la gente, la desertización de cantidad de lugares. Tengo muchísimo miedo a la financiación. Este es uno de los temas que le llevo a Pedro Sánchez y me da la razón. Pero luego, ¿qué pasa? Que los políticos hacen cosas en función de los votos y en un pueblo de Madrid viven más personas que en toda Cantabria. Esta va a ser la clave de la financiación porque, si se hace en función del número de habitantes, estamos perdidos. Y esto es lo que piden Madrid, Barcelona, Andalucía... Para los que viven en los pueblos de aquí sería terrible porque hay que financiar en función del coste de los servicios. Están intentando que sea así porque tienen presión de esas poblaciones gigantes. Tiene que hacerse en función de que cada ciudadano, viva donde viva, tenga médicos, maestros... y eso más costoso en Cantabria y Asturias que en Andalucía. Nos enfrentamos al peligro de que los políticos vayan a plegarse a los votos. Es la gran batalla que tenemos que librar las comunidades autónomas.

-¿Es necesaria la subida de impuestos que plantea el Gobierno?

-El problema de España no es uno, son dos: es rica, pero no puede sostener las pensiones porque el 20% es economía sumergida, que no tributa. La gran iniciativa pendiente de impuestos en España es que pagan los de siempre: los de la nómina, el que tiene el baruco, el camión, la pequeña empresuca... Las grandes empresas empiezan a desgravar y las grandes fortunas utilizan las SICAV, así que el 86% de la recaudación la paga la gente normal. Tenemos que acostumbrarnos a que los ingresos de la Seguridad Social no van a cubrir, de ahora en adelante, el poder pagar las pensiones porque vamos a un país de viejos. Hay que apartar de la tarta lo que sea, pero no podemos permitir que aquellos que más han trabajado en este país tengan pensiones de miseria.

-¿Qué medidas habría que tomar entonces?

-No poner impuestos a los de siempre. Sí por una vez a las grandes empresas que teóricamente pagan el 25% de impuestos pero la recaudación no llega al 10% porque tienen instrumentos de desgravación. Habría que poner un impuesto para que la gente que más tiene más pague. Impuestos nuevos sí, pero a las entidades financieras y a las grandes fortunas y se podrían sacar unos dineros. Considero una prioridad que nuestros mayores tengan unas pensiones dignas y eso supondrá detraer de otros sitios. Que todos los años suban las pensiones con el IPC a partir de la subida de las pensiones de miseria y blindarlas por ley.

-¿Qué opina de la postura de la ministra Teresa Ribera sobre la descarbonización?

-Habrá que ir progresivamente acabando con el sector del carbón del que depende tanta gente y, sobre todo, en un tiempo que tiene que ser de una cierta prolongación, de 20 ó 25 años para que se vayan buscando las alternativas. Pero no se puede cerrar de repente una actividad. Porque si lo hacemos nosotros y no los demás, tendremos que importar carbón. Está llamada a ser una energía residual a largo plazo, pero no de manera traumática y sin que tenga un coste terrible para un sector que sigue consumiendo carbón e importando.

-Entre Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, ¿con quién se queda?

-Bastante tengo con lo mío para opinar de los demás. Me da lo mismo. Son todos gaviotas. Ellos sabrán lo que tienen que hacer. Ha sido una votación un poco ridícula, en la medida que si dicen que tienen 850.000 afiliados que solo hayan participado 50.000 significa que o no son tantos o tienen un cierto desinterés por la política. Pero por lo menos hay que aplaudir que ya no sea el jefe el que nombre a los que le van a sustituir. Del PSOE hay que decir que hace sus primarias duras, pero salen fortalecidos los partidos del debate.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos