Podemos mantiene su veto al PSOE y la FSA aprueba el acuerdo de investidura con IU

Barbón, Fernández y Marcos Líndez, en el comité autonómico. / H. Á.
Barbón, Fernández y Marcos Líndez, en el comité autonómico. / H. Á.

La formación morada confirma así la decisión de abstenerse en la votación que ya había adoptado en sus órganos internos el 3 de julio, antes de la negociación

A. MORIYÓNOVIEDO.

Podemos acordó ayer en la reunión de su Consejo Ciudadano Autonómico mantener el veto a Adrián Barbón en el pleno de investidura y abstenerse en la votación que tendrá lugar esta tarde, al término de una sesión que se prevé larga y en la que todas las fuerzas políticas tomarán la palabra previamente para fijar su posición. Se aprobó por unanimidad en el órgano interno de la formación morada, que se prolongó hasta cerca de las diez de la noche, al entender que el proceso negociador con el PSOE no había sido «sincero». De esta manera, Podemos mantiene la decisión que se adoptó en este mismo órgano el pasado 3 de julio, prácticamente antes de que comenzaran las conversaciones con los socialistas. Ayer, antes de iniciar la reunión interna, el secretario general de Podemos, Daniel Ripa, y la portavoz de la formación, Nuria Rodríguez, negaron que hubiera una decisión predeterminada, pero aseguraron haber hallado dificultades en la negociación por «la falta de tiempo y de concreción» en las propuestas por parte de los socialistas.

La FSA, por su parte, también celebró en la tarde de ayer un comité autonómico extraordinario para hacer balance de los resultados electorales, aprobar el acuerdo de investidura alcanzado con IU y dar cuenta de las conversaciones con Ripa y los suyos. «Con Podemos no hemos podido acordar y lo lamento profundamente porque es imposible acordar si uno no quiere. Cuando uno quiere acordar no puede ir con tacticismos, sino con la verdad por delante», explicó Barbón. Otras fuentes socialistas van más allá y se quejan de la «frivolidad» con la que los diputados de la formación morada afrontaron una negociación en la que, de un día para otro, comentan a modo de ejemplo, «pasaron de reclamar mil sanitarios a pedir 1.100». En todo caso, desde el PSOE existe intención de seguir intentando llegar al entendimiento con una fuerza, debe recordarse, con la que se aprobaron los presupuestos vigentes.