Prisión a Francis Franco por embestir un vehículo de la Guardia Civil

Prisión a Francis Franco por embestir un vehículo de la Guardia Civil

Un juzgado de Teruel castiga al nieto del dictador a dos años y medio de cárcel por delitos de atentado a la autoridad y conducción temeraria y le impone 18.620 euros de multa

MATEO BALÍNMadrid

Un Juzgado de lo Penal de Teruel ha condenado a Francisco Franco Martínez-Bordiu a dos años y medio de prisión por delitos de atentado contra agentes de la autoridad y conducción temeraria cometidos en la madrugada del 30 de abril de 2012, después de embestir en una huida a un todoterreno de la Guardia Civil que le dio el alto en una carretera nacional.

El nieto del dictador Francisco Franco también ha sido condenado a pagar tres cuartas partes de las costas del juicio, incluidas las devengadas por el Abogado del Estado, y se le ha privado del derecho a conducir vehículos a motor durante dos años y seis meses.

Además, por el delito de daños le imponen una multa de 12 meses, con una cuota diaria de 40 euros (14.400 euros) y la obligación de indemnizar al agente de la Guardia Civil, perteneciente al Destacamento de Tráfico de Monreal del Campo (Teruel), con 1.500 euros y a la Dirección de la Guardia Civil en la cantidad de 2.720 euros por daños en el vehículo.

Frente a los otros delitos que se le imputaban, atentado agravado por el uso de medio peligroso, delito de daños agravado y la falta de lesiones, por los que la Fiscalía reclamaba en total seis años de prisión a Francis Franco, la magistrada Amparo Monge decreta su absolución, al igual que para la compañía de seguros y reaseguros Axa Aurora Ibérica S. A. como responsable civil subsidiaria.

Su acompañante la madrugada de los hechos, Silviu N. R., trabajador de nacionalidad rumana de la finca turolense de Franco, ha sido absuelto pese a que la Fiscalía reclamaba dos años de prisión.

Más información

Los hechos tuvieron lugar en el kilómetro 210 de la carreta N-234 con un vehículo Toyota Hilux que circulaba sin luces. Tras cerca de 30 kilómetros de persecución, la patrulla consiguió dar alcance al todoterreno en una pista cercana a la localidad turolense de Collados después de que los fugitivos se vieran obligados a detener su vehículo en un cruce. En ese momento, el conductor inició “una maniobra de marcha atrás para escapar, teniendo los agentes que lanzarse precipitadamente al suelo para apartarse y no ser atropellados”. El automóvil de los fugitivos embistió al coche policial “hasta sacarlo o apartarlo del camino” y reemprendió inmediatamente la fuga “por caminos forestales”.

El todoterreno, registrado a nombre de una sociedad de su hijo, Francisco Franco Suelves, fue localizado cinco horas después en la localidad de Bea “cerrado y sin llaves de contacto en el interior”.

Coartada «poco creíble»

La sentencia señala que la “suficiencia y racionalidad” de las pruebas presentadas destruye “sin género de dudas la presunción de inocencia que provisionalmente ampara al acusado Francisco Franco por estos hechos”.

Ante la controversia entre letrados por los hechos ocurridos, manifiesta la jueza que “los diferentes testimonios presentados por la defensa no superan el juicio de verosimilitud por cuanto se califican de poco creíbles y no ajustadas a la realidad”, pero que la declaración del agente de la Guardia Civil que resultó lesionado “se ha mantenido inalterable a lo largo de las diferentes fases procesales de la causa” sin que conste animadversión alguna hacia el acusado, y estando sus declaraciones corroboradas por datos objetivos externos.

Francis Franco aseguró que la noche que ocurrieron los hechos estaba en Madrid y cargó contra la Guardia Civil, a la que acusó de hacer una investigación dirigida únicamente a incriminarle por su notoriedad pública. También afirmó que los agentes coaccionaron a un testigo y obtuvieron pruebas de manera “ilícita”. La defensa tiene diez días para recurrir en apelación a la Audiencia Provincial de Teruel.

 

Fotos

Vídeos