El PSOE busca fórmulas para aislar a Vox en la Junta General

Adrián Barbón en rueda de prensa./ MARIO ROJAS
Adrián Barbón en rueda de prensa. / MARIO ROJAS

Los socialistas estudian opciones para que IU pueda constituirse como grupo sin beneficiar al partido de Abascal, que les acusa de «exclusión»

A. MORIYÓNGIJÓN.

El PSOE busca fórmulas para que IU mejore su posición en la Junta sin beneficiar a Vox. Un jeroglífico de difícil solución porque ambas formaciones, al igual que Foro, consiguieron idéntico número de representantes en el Parlamento. Dos diputados cada una que resultan insuficientes, según recoge el reglamento actual de la Cámara, para formar grupo propio y que, salvo cambios en la normativa, están condenados al grupo mixto.

Este escenario ha supuesto un fuerte varapalo para IU y Foro, que podrían ver mermados de forma importante sus recursos con respecto a la pasada legislatura, por lo que la coalición estaría buscando la complicidad del PSOE para modificar la ley. Las fórmulas que hay sobre la mesa son varias. La primera sería permitir que otro grupo parlamentario ceda diputados a estas fuerzas para sumar los tres escaños que necesitan para constituirse en grupo propio, tal y como ya se contempla en el Congreso y en otros parlamentos autonómicos. La segunda opción sería rebajar de tres a dos el número de diputados fijado para la constitución del grupo. Una posibilidad que ayer rechazó tajantemente la candidata popular, Teresa Mallada.

El PSOE no descarta nada. Está por la labor de apoyar a su socio preferente, pero es consciente de que cualquiera de estas dos estrategias podrían directa o indirectamente beneficiar al partido de Santiago Abascal, al que no quieren ni dar la hora. Las diferencias con esta formación son tales que el equipo de Adrián Barbón no ha querido ni reunirse con sus representantes en la Cámara, lo que fue ayer criticado duramente por Ignacio Blanco. El diputado electo de Vox acusó al PSOE de «maltratar» a esta formación pese a haber contado con el apoyo de 34.000 asturianos.

La delegación socialista encabezada por la secretaria de Organización, Gimena Llamedo, y por Marcelino Marcos Líndez, mantuvo el pasado martes una primera ronda con todas las fuerzas políticas, a excepción de Vox, y se espera que hoy se reactiven los contactos para continuar debatiendo en relación al funcionamiento de la Junta y la posible constitución de la Mesa.

De forma paralela los grupos parlamentarios ya han comenzado a repartir responsabilidades entre sus diputados. Se confirma ya que Teresa Mallada será la portavoz del PP, mientras que la presencia del socialista Marcelino Marcos Líndez en las negociaciones con el resto de los grupos parlamentarios le hace ganar enteros para repetir como portavoz de este partido. Un cargo que, en Podemos, podría mantener también Lorena Gil, cabeza de cartel y coportavoz en la pasada legislatura.

El hecho de que aún no se conozca el reparto de la Mesa provoca gran hermetismo entre los grupos en relación a sus candidatos para la misma. Hasta la fecha parecía claro que el cabeza de lista de Ciudadanos, Juan Vázquez, aspiraba a la Presidencia de la Junta, pero si no se alcanza ningún acuerdo con el PSOE esta formación tendrá que conformarse con otro puesto, que ni siquiera tiene asegurado. En este caso sería Armando Fernández Bartolomé quien se perfila para ocuparlo ya que es el único diputado de Ciudadanos con experiencia en este órgano, puesto que ya perteneció a él durante la pasada legislatura, con derecho a voz pero sin voto. Ocurre lo mismo con Pedro Leal, de Foro, que entrará a la Cámara en sustitución de Carmen Moriyón.