PSOE y Ciudadanos rebajan la tensión en los primeros contactos para formar la Junta

Reunión interna de los nuevos diputados electos de Ciudadanos, encabezados por Juan Vázquez. /  MARIO ROJAS
Reunión interna de los nuevos diputados electos de Ciudadanos, encabezados por Juan Vázquez. / MARIO ROJAS

IU y Podemos quedan emplazados por los socialistas a nuevos encuentros tras una reunión inicial para la constitución de la Mesa

ANA MORIYÓNGIJÓN.

El PSOE, como ganador de las elecciones autonómicas, abrió ayer la primera ronda de contactos con todas las fuerzas políticas con representación en la Junta General, con la excepción de Vox. En la agenda, un único punto del día: abordar cuestiones relacionadas con el funcionamiento y la organización de la Cámara asturiana, con la elección del presidente y del resto de los miembros de la Mesa como telón de fondo.

Una primera ronda de encuentros que la secretaria de Organización de la Federación Socialista Asturiana (FSA), Gimena Llamedo, acompañada del diputado electo Marcelino Marcos Líndez, quiso iniciar con IU, situando a la coalición como claro socio preferente. A partir de ahí, los socialistas despacharon con el resto de las fuerzas políticas en orden descendente en cuanto a número de representantes en el Parlamento, si bien por motivos de agenda Podemos quedó relegado a último lugar, por detrás de Foro. Pero, al margen del claro guiño a IU, este primer cortejo con todos los partidos sirvió para rebajar la tensión que desde el pasado sábado el equipo de Adrián Barbón mantiene con Ciudadanos. Los socialistas encajaron mal que el partido naranja entregase la Alcaldía de Oviedo al candidato popular, Alfredo Canteli, desoyendo las advertencias del propio secretario general de la FSA, quien avisó previamente de las consecuencias que esto tendría de cara a futuras negociaciones en clave autonómica. Y de poco sirvió que, poco después, el candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Principado, Juan Vázquez, se desmarcara de los acuerdos municipales y volviera a tender la mano al partido ganador de las elecciones para ofrecerle un apoyo que garantice la estabilidad y la centralidad del futuro gobierno. Las críticas realizadas por el propio Barbón y otros dirigentes al partido de Albert Rivera en Asturias durante estos días fueron especialmente duras, acusándoles de ser «muleta del PP».

«Constructiva y cordial»

Los socialistas valoran un cambio de reglamento para beneficiar a los grupos minoritarios Podemos reclama que la Mesa de la Cámara refleje la pluralidad del Parlamento

Sin embargo, ayer la tensión pareció rebajarse. Ambas partes destacaron la coordialidad mantenida en el encuentro, en especial Ciudadanos, representado por el propio Juan Vázquez y el también diputado electo Armando Fernández Bartolomé, quienes entienden que fue una reunión «constructiva, cordial y con buen tono». No quedaron emplazados para un nuevo encuentro, aunque desde Ciudadanos no descartan que tenga lugar en los próximos días.

La reunión del PSOE con Ciudadanos duró, aproximadamente, hora y media, similar a la que los portavoces socialistas mantuvieron con la delegación de IU, encabezada por Ángela Vallina. La exeurodiputada calificó este primer contacto como satisfactorio dada la «buena sintonía» que se ha demostrado mantener con el PSOE, por lo que se prevén más reuniones y contactos con esta formación.

En el marco de estas negociaciones, el equipo de Barbón no descarta incluso favorecer un cambio en el reglamento de la Junta General para mejorar la situación en la que los grupos minoritarios -concretamente IU, Foro y Vox- quedan al no haber alcanzado los tres diputados que en la actualidad se requieren para formar grupo parlamentario propio, y que en principio quedarían relegados al grupo mixto, con lo que económicamente eso supone. Los socialistas podrían estar estudiando diferentes fórmulas para que estas fuerzas tengan posibilidad de mejorar su situación actual sin perder su autonomía. IU, de hecho, tiene claro que no se va a integrar en otro grupo parlamentario.

El último encuentro de la jornada fue con los diputados electos de Podemos Lorena Gil y Daniel Ripa, así como con el coordinador del grupo parlamentario, Nacho González, y se prolongó durante dos horas aproximadamente, quedando también emplazados para nuevas conversaciones. El partido morado celebra que el PSOE valore la importancia de que la Mesa de la Junta «refleje la pluralidad de las fuerzas presentes en la Cámara asturiana». El encuentro con el PP, al que acudieron los parlamentarios electos Pablo Álvarez-Pire y Pablo González, resultó algo más ágil, y fue enmarcado por el equipo que lidera Teresa Mallada dentro de la «normalidad». La delegación socialista mantuvo también un encuentro con representantes de Foro. Una vez superada esta primera ronda se espera un segundo encuentro, aunque quizá ya más selectivo.