«El PSOE y el Gobierno de Pedro Sánchez son hoy el principal peligro que tiene Asturias»

El diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes, en las calles de Lugones, el pasado viernes. / IMANOL RIMADA
El diputado de Ciudadanos Ignacio Prendes, en las calles de Lugones, el pasado viernes. / IMANOL RIMADA

Ignacio Prendes, diputado de Ciudadanos y vicepresidente del Congreso: «Habrá un diálogo bilateral con Cataluña sobre financiación y una negociación residual con el resto; en ese marco, el Principado siempre saldrá perdiendo»

ANDRÉS SUÁREZ LUGONES.

Pedía Ciudadanos elecciones anticipadas después de la sentencia del 'caso Gürtel', que acabó condenando políticamente a Mariano Rajoy, y las pide ahora, en el marco de un discurso muy crítico con el Gobierno que después de la moción de censura encabeza Pedro Sánchez. Ignacio Prendes (Gijón, 1965), cabeza visible del partido en Asturias, diputado nacional y vicepresidente del Congreso, es durísimo en el análisis de las primeras semanas de gestión del Ejecutivo socialista. Alerta del impacto de sus políticas para el conjunto del país y en concreto para el Principado, sobre todo en dos cuestiones clave: la descarbonización y la reforma de la financiación autonómica.

-¿No tiene la sensación, después de la moción de censura que llevó al PSOE a la Moncloa, de que el 'globo naranja' se ha pinchado?

-En absoluto. Nunca hemos tenido la sensación de ser un globo sino un proyecto que va creciendo en apoyos de forma sostenida. Así lo apuntan todas las encuestas, incluso la última del CIS, claramente manipulada. Estamos por encima del 20% y somos la segunda fuerza, superando al PP.

-No sé si en la jugada de la moción de censura movieron bien sus fichas. ¿No le parece que apretaron tanto al Partido Popular, buscando unas elecciones anticipadas que les fueran favorables, que al final le abrieron el camino al PSOE?

-A la vista de la sentencia de 'Gürtel' no podíamos seguir vinculados a un presidente del Gobierno deslegitimado por los tribunales ni a un partido como el PP, del que se constata que había generado en su interior un entramado de corrupción. Ya se lo habíamos dicho. La única salida, de manual democrático, era la convocatoria de elecciones.

-Una salida de manual democrático pero de interés propio para Ciudadanos, el partido más beneficiado según las encuestas.

-Si el argumento es 'no quiero que hablen los españoles porque aventuro que su opinión no me va a gustar, y permito que haya un Gobierno débil en el momento más difícil para la democracia española en 40 años', si ese es el argumento del PP y de Mariano Rajoy, me parece que son unos irresponsables mayúsculos. La salida era convocar elecciones para evitar un caos como el que se está produciendo, con un Gobierno del PSOE débil y un debilitamiento de las estructuras del Estado en un momento de ataque fortísimo del separatismo catalán.

-Pero, más allá de la actuación del PP, mi duda tiene que ver con el papel de Ciudadanos, con si, por puro interés electoral, buscó arrinconar a Rajoy y al final el tiro le salió por la culata.

-¿Interés electoral? ¿Y qué tendríamos que haber dicho? ¿Que no haya elecciones, porque igual las ganamos? Nosotros ni dictamos la sentencia de 'Gürtel' ni somos quienes evitamos asumir las responsabilidades. Hay una sentencia que dice que Rajoy mintió en los tribunales. La única posibilidad eran elecciones o una dimisión de Rajoy para frenar la moción. Pero ni una cosa ni otra.

-Sea como fuere, al final Pedro Sánchez llegó a la Moncloa. ¿Qué balance hace de sus comienzos?

-Es un Gobierno débil, en manos de independentistas y los elementos más populistas de la izquierda. Un Gobierno condicionado por unos apoyos que tienen un coste que está empezando a pagar. Tenemos un presidente pero no un Gobierno con capacidad para tomar decisiones autónomas. Un Gobierno maniatado en el que las decisiones las tomarán Pablo Iglesias, Esquerra y Puigdemont. Muy pronto vamos a ver las consecuencias.

-¿Qué consecuencias?

-Se ha abierto una negociación bilateral con Cataluña que veremos a dónde nos lleva. Se ha convertido en interlocutor a alguien -Quim Torra- que se presenta en la Moncloa con un lazo amarillo que ofende a los demócratas y que habla de presos políticos. Es inaceptable. Es un Gobierno que fractura a la sociedad utilizando elementos simbólicos...

-¿La exhumación de Franco?

-Ese y otros. Es un Gobierno que usa propagandísticamente el tema de la inmigración. A nosotros se nos acusa de extremar el discurso...

-¿Y no lo están haciendo? ¿No compiten por la derecha con el PP de Pablo Casado?

-No, nuestro discurso es el de siempre: es un problema europeo, hay que regular una inmigración legal, proteger las fronteras... Y este Gobierno lo que hace es acoger con toda la pompa, y había que acogerles porque era una cuestión humanitaria, a los inmigrantes del Aquarius, pero qué curioso que el trato que se les da no es el mismo que están recibiendo todos los que entran por la frontera Sur, a los que ya se ha dicho que no se les va a dar el mismo estatus. El Gobierno convierte este asunto en un problema incontrolado porque lo ha convertido en un elemento propagandístico.

-¿Y acaso el resto de partidos no?

-Pero es que nosotros no estamos gobernando, es a quien gobierna a quien hay que pedir responsabilidades. Además, no han intentado buscar acuerdos. Sucede lo mismo con la política penitenciaria, que siempre se ha llevado desde el acuerdo pero que el Gobierno ahora usa para la propaganda. En lugar de abordar seriamente los problemas, el Gobierno los aviva.

-¿Y cuál es su receta? ¿Elecciones en otoño? ¿En primavera, coincidiendo con las autonómicas?

-Cuanto más tarden en convocarse peor será para España porque los problemas se van a agravar. Lo lógico es que sean cuanto antes. Este es un Gobierno en posición de extrema debilidad que ha perdido la primera gran votación que ha llevado al Parlamento, el techo de gasto y los objetivos de déficit.

-Ciudadanos votó en contra. Tanto tiempo pidiendo más margen para las autonomías y...

-No, no, es que había una subida impositiva muy fuerte, hasta ocho impuestos que se iban a crear o subir para financiar con esos recursos su propaganda. Para eso, con nosotros que no cuenten. Ni siquiera lograron el apoyo de sus socios populistas e independentistas. La debilidad del Gobierno es máxima y ahondar en ese camino es una irresponsabilidad.

Energía y financiación

-¿Cómo cree que le irá a Asturias con este Gobierno al que con tanta dureza critica?

-En los dos grandes asuntos que hay por delante, la transición energética y la financiación autonómica, el principal rival que tiene Asturias es el Gobierno de Pedro Sánchez. En el primer caso han sido ellos mismos, la ministra de Transición Ecológica, quienes han generado el incendio. En el segundo, quien rompe la negociación multilateral es también el Gobierno. Ha iniciado ya una negociación bilateral con Cataluña que va a condicionar todas las decisiones que se tomen sobre la financiación autonómica. Primero se va a acordar con Cataluña y después se entrará en una negociación residual con el resto. En ese marco Asturias pierde siempre. Le voy a poner otro ejemplo.

-Le escucho.

-Mediante real decreto, el Gobierno le ha dado 25 millones al PNV para financiar su Formación Profesional. La FP es algo clave en Asturias y los fondos que vayan al País Vasco no vendrán aquí.

-Todos los partidos han negociado siempre con el PNV.

-Pero es evidente que esto forma parte de los pactos que han llevado a Sánchez a la Moncloa: darle ese dinero al País Vasco y, en el caso de Cataluña, la negociación bilateral. Asturias necesita un marco multilateral de financiación porque si entramos en una competición bilateral, quedará arrinconada en una esquina del mapa. El problema es que el PSOE ha reventado ese marco multilateral. Pediría a Javier Fernández y Adrián Barbón que den la batalla en su partido porque el PSOE, el Gobierno de Pedro Sánchez, es hoy el mayor peligro que tiene Asturias.

-¿Le preocupan los plazos de la descarbonización?

-Lo primero es ser realistas y decir la verdad a la gente: la descarbonización es un proceso natural e imparable que también generará oportunidades. En ese ámbito, Asturias tiene sectores, como el metalmecánico o el de las nuevas fuentes de energía, muy competitivos. Lo que Asturias necesita es una tarifa eléctrica para sus grandes industrias, esa es la clave. El PNV ya consiguió en los presupuestos una tarifa eléctrica competitiva para su modelo de empresas. Y, desde luego, no es posible aceptar una transición abrupta, porque no hay necesidad de ir al cierre de centrales que, por su adaptación previa, pueden seguir funcionando dentro del marco europeo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos