«También se pueden producir cambios y renovaciones en el PP de Asturias»

Reyes Fernández Hurlé, en la sede de Nuevas Generaciones. / E. C.
Reyes Fernández Hurlé, en la sede de Nuevas Generaciones. / E. C.

Reyes Fernández Hurlé, miembro del Comité Directivo Nacional y secretaria general de Nuevas Generaciones del Partido Popular: «Pablo Casado y Mercedes Fernández tendrán que llegar a un consenso para elegir ya a los candidatos de cara a las próximas elecciones autonómicas»

LAURA CASTRO GIJÓN.

Desde el inicio de la campaña, apoyó a Pablo Casado y no pudo ocultar su satisfacción al finalizar el congreso. Reyes Fernández Hurlé (Avilés, 1988), miembro del Comité Directivo Nacional y secretaria general de Nuevas Generaciones del PP, está convencida de que con Casado «Asturias saldrá ganando». Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Oviedo y a lo largo de su carrera profesional ha trabajado en los departamentos de marketing y finanzas de empresas como EdP, Hunosa y DuPont. En la actualidad, lleva cinco años como concejala del Ayuntamiento de Avilés y hasta su nombramiento como secretaria general de Nuevas Generaciones estaba opositando para una plaza de secretaria e interventora municipal. Ahora, estará también dentro del Comité Ejecutivo Nacional del partido.

-¿Qué ha supuesto el congreso extraordinario para el PP?

-Ha sido una experiencia importante y muy emocionante. Es la primera vez que nos presentamos a unas primarias en el congreso a nivel nacional. Al final, quedaron Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría y creo que los dos eran candidatos muy preparados y admirados dentro del partido. La libertad de voto, finalmente, llevó a Casado a la presidencia.

-¿Apostó por él desde el principio?

-En Nuevas Generaciones mantuvimos siempre una actitud neutral. Nuestro equipo invitó a todos los candidatos para someterles a preguntas y conocer cuál sería el papel de los jóvenes dentro del partido. Luego cada uno votó con total independencia y libertad. El proceso que abrió el partido no lo íbamos a cerrar nosotros y por eso no pedimos el voto para nadie. Yo me decanté en el congreso por Pablo Casado y fue quien salió en la lista ganadora.

-En cambio, la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, apostó por Sáenz de Santamaría...

-Para eso se hizo el congreso, para que cada uno votara a quien considerara mejor.

-¿Habrá ahora unidad dentro del partido?

-Eso es lo más importante. En este sentido, Nuevas Generaciones fue un ejemplo de cómo afrontar este proceso de primarias, pues a todos los candidatos les recordamos la importancia de que pasara lo que pasara debíamos ser una piña y saliera quien saliera es por quien debíamos apostar todos. Trabajaremos con Casado igual que lo habríamos hecho con Soraya. Ayer (por el sábado) quien ganó fue el Partido Popular.

-¿Contará Pablo Casado con Soraya Sáenz de Santamaría para configurar la dirección del PP?

-Cuando presentó su lista para el Comité Directivo y la Junta Directiva no quiso mirar los nombres porque entendía que, una vez que ganara, tenía que integrar al resto. De hecho, las otras listas ya figuran como vocales de libre designación del presidente. Ahora se reunirá con Soraya y formarán un equipo en común para mirar hacia una nueva etapa con un candidato joven que plantea un PP donde todo el mundo puede aportar. No podemos perder ni un minuto más en lamer las heridas, debemos ir todos a una y de la mano a por el objetivo de ganar las elecciones de 2019 y 2020. Y estoy segura de que con Casado será así.

-Su nombre figuraba en la lista de Casado para el Comité Ejecutivo a pesar de que, por su cargo en Nuevas Generaciones, ya era miembro nato de este órgano. ¿Por qué aceptó ir en la lista y no proponer otro candidato?

-Pablo Casado y su equipo querían contar conmigo dentro de la idea de apostar por personas jóvenes. La legislatura de Nuevas Generaciones es de tres años y en abril ya cumpliría uno como secretaria. Es decir, que en dos años, cuando haya un nuevo congreso de Nuevas Generaciones yo pasaría directamente al partido y me caería de ser miembro del Comité Ejecutivo. Al ser electa, en cambio, me mantengo hasta que terminen estos cuatro años de mandato de Casado. De todas maneras, cada uno sabe cómo negocia, por quién apostó, y si llega a salir Soraya, yo no estaría en el equipo.

Noticias relacionadas

-¿Qué cree que puede aportarle a este órgano?

-Creo que hay políticos paracaidistas y otros que saben lo que es esperar y hacer la casa desde abajo. Sé lo que son las piedras en el camino y tener que ser valiente y luchar. Creo en el proyecto y soy leal a mi partido. En el Comité, trasladaré las inquietudes de Asturias y de Avilés, pero espero poder aportar también en temas de ámbito nacional. Los jóvenes también podemos hablar de infraestructuras, educación y política exterior.

-¿Cómo le irá a Asturias con Pablo Casado?

-El PP nacional contará con Asturias igual que con el resto de comunidades, pero estoy segura de que saldrá beneficiada con Casado y su proyecto puede ser muy positivo de cara a ganar votos entre los asturianos. Sin faltar a todo lo que se hizo antes, pues el mejor presidente que hemos tenido es Mariano Rajoy, pero se inicia una nueva etapa, con aire fresco y es lo que necesitamos. El PP regional está incluido también en esto y se pueden producir renovaciones y cambios. Habrá que configurar nuevas listas para las elecciones y sentarnos todos a negociar. Los candidatos deben ser personas fuertes, normales, cercanas y con trayectoria en el partido.

-¿Hay ya alguna apuesta en ese sentido sobre la mesa?

-Ahí no me puedo meter. Serán Casado y Fernández quienes tendrán que encontrar un consenso, tener reuniones y elegir ya a los candidatos a las autonómicas y municipales.

-¿Cuáles son los grandes retos que deberá afrontar el PP de Asturias de cara a esos comicios?

-Tenemos mucho trabajo por delante, aunque es cierto que llevamos tiendo recorriendo todos los pueblos para conocer las preocupaciones y necesidades de los asturianos. Creo que lo principal es lograr un proyecto cercano, que ilusione y que se centre en recuperar el empleo y sacar adelante una política que evite el éxodo de los jóvenes, pues tenemos un reto demográfico importante. Además, debemos seguir solucionando los problemas de los vecinos de toda la región desde un ámbito más municipal. Lo que está claro es que es el momento del PP en Asturias.

Más entrevista

 

Fotos

Vídeos