Vox Asturias quiere publicar las «vinculaciones políticas» de los profesores de igualdad

Vox Asturias quiere publicar las «vinculaciones políticas» de los profesores de igualdad

El PSOE considera la medida «intolerable» y carga contra la formación de derechas por negar la existencia de la violencia machista

J. L. GONZÁLEZGIJÓN.

El pasado mes de febrero el grupo parlamentario de Vox en Andalucía registró una petición para que se les facilitasen los nombres de los profesionales que trabajaban para el Gobierno regional en la valoración de los casos de violencia de género. Consideraba la formación de derechas que había personas sin la debida cualificación profesional y «altamente ideologizadas» que emitían informes de los que dependían las sentencias que dictaban después los jueces. Ahora es Ignacio Blanco, portavoz de Vox en la Junta del Principado, quien reclama, según declaraciones recogidas por Europa Press, que la consejería de Educación haga públicos «los currículum y las vinculaciones políticas de los profesores» que impartan contenidos relacionados con la igualdad en Asturias, una opción curricular que aún no está implantada en la región. «Ya está bien de lavados de cerebro en la escuela con nuestros impuestos», sentenció el diputado de Vox, quien afirmó que su partido velará por «evitar que colectivos radicales» entren en las escuelas a «contaminar» la mente de los niños con ideas «esquizofrénicas» sobre las relaciones de hombres y mujeres.

El caso andaluz provocó un enorme revuelo y la acusación a Vox de querer hacer «listas negras» propias del franquismo. Una posición similar a la que adoptó ayer la diputada del PSOE y secretaria de organización de la FSA, Gimena Llamedo, quien considera la medida «intolerable», una propuesta «más propia de otras épocas que seguro no les resultan ajenas. Deberían aceptar que la dictadura es pasado, vivimos en una democracia en la que sus amenazas no tienen cabida. Asturias será un territorio libre de listas negras en el que no toleraremos la caza de brujas a las mujeres feministas».

Las declaraciones de Blanco no se ciñeron al asunto de la educación. El diputado de Vox negó que la violencia machista exista como tal en España. «No hay violencia machista, hay violencia sin más. Hay violencia de un hombre hacia una mujer, de una mujer hacia otra mujer, de un hombre hacia otro hombre, de un gay a otro hombre, de un gay contra otro gay, de un padre o una madre contra sus hijos, de un blanco contra un negro, de un negro contra un blanco, de un chino contra un senegalés, de un senegalés contra un rumano, de una hija contra su madre o padre...», dijo Blanco.

«Negar la existencia de la violencia machista es intolerrable y rompe consensos básicos en nuestra democracia. Este tipo de declaraciones viene a constatar lo que llevamos advirtiendo durante meses, que la irrupción en la política asturiana de la extrema derecha es un hecho», criticó Gimena Llamedo, quien lamentó este tipo de declaraciones en un país «que ha visto cómo 39 mujeres han sido asesinadas, víctimas de la violencia machista, en lo que va de año; más de un millar desde 2003».

Ignacio Blanco, por su parte, consideró que en los últimos años se ha «criminalizado a la mitad de la población por ser hombres» y cargó contra los colectivos que «utilizan» la violencia contra la mujer «para tomar ventaja en procesos de separación».

«Vox es un partido que representa la vuelta a las cavernas», afirmó Gimena Llamedo, quien incidió en que «su único discurso es el del odio, y eso es peligroso parta nuestra sociedad y nuestra joven democracia». La diputada socialista remarcó que el Gobierno del Principado será «un dique» frente a la «involución que representa la extrema derecha. La defensa de los derechos de las mujeres y el compromiso por la igualdad está en nuestro ADN».