Quim Torra se aferra al mandato independentista del 1-0 en su discurso de investidura

Se abre el telón para el cuarto candidato a la presidencia de Cataluña esta legislatura. Es Quim Torra que, nada más arrancar su discurso, deja claro que no debería protagonizar esta investidura. La legitimidad del cargo es, afirma, para Puigdemont, a la vez que remarca su lealtad al mandato del 1 de octubre que ha de fructificar en un estado independiente en forma de república catalana. República, proceso constituyente y carta magna catalana sonlos ejes de seducción ante una CUP atenta, que, eso sí, no aplaude su contenido. En su intervención ha lanzado reproches al rey Felipe VI, al que le recuerda que dijo que Cataluña sería lo que quisiesen los catalanes. Se ha dirigido al monarca en castellano, lo mismo que a Mariano Rajoy, al que le tiende la mano. Diálogo, esta vez en inglés, que también le ofrece al presidente de la Comisión Europea.  Quim Torra asegura que tanto él como su futuro gobierno asumirán toda la responsabilidad de las acciones que están por venir. Palabras que ha pronunciado ante su familia en la tribuna. Su presidencia, de lograrla, la define como excepcional y provisional.