El Gobierno ofrece 655 plazas en sanidad y rebajar hasta un 10% la matrícula universitaria

El Gobierno ofrece 655 plazas en sanidad y rebajar hasta un 10% la matrícula universitaria
Los diputados de Podemos Enrique López, Lorena Gil y Daniel Ripa, ayer, en un momento del pleno de la Junta General. / ÁLEX PIÑA

Podemos cree que el refuerzo de plantilla es irreal y no está destinado a acabar con las listas de espera y ve «insuficiente» la reducción de precios en grados y másteres

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La negociación de los presupuestos del Principado para 2019 repite, con algunos matices como la aparente mayor cordialidad entre las partes, el patrón de ejercicios anteriores. El Gobierno ha tejido ya las bases de un consenso con IU, con el incremento del impuesto de las hipotecas como elemento clave, e intenta incorporar a un acuerdo a Podemos, con el que las negociaciones avanzan a menor ritmo. A estas alturas, casi a las puertas de que el martes el proyecto se registre en la Junta, persisten diferencias muy importantes que solventar. El Ejecutivo ha puesto sobre la mesa una oferta que incluye 655 plazas en el sistema sanitario asturiano, 301 de nueva creación y el resto a través de la cobertura de vacantes, y una rebaja de las matrículas universitarias que oscilaría entre el 5 y el 10%. Una propuesta que juzga ambiciosa y cuyo rechazo, a la expectativa del desenlace del diálogo, se considera difícil de justificar. Pero el planteamiento se queda muy lejos de las esperanzas del partido morado, que entiende que ese refuerzo de la plantilla del Servicio de Salud (Sespa) tiene truco porque se trata de puestos ya previstos que no están directamente orientados a combatir las listas de espera, y que en materia educativa apuesta por una reducción del precio de grados y másteres que se mueve entre el 36% y el 55%.

Flota en el ambiente de la negociación presupuestaria una sensación extraña. La que sale de combinar los emplazamientos públicos al acuerdo y la voluntad de las partes de, esta vez sí, sacar adelante unos presupuestos que eviten una dolorosa segunda prórroga consecutiva, y la constatación de que, al menos a día de hoy, las posturas están muy distanciadas. Entre los negociadores hay quien habla de «dejarse la piel» en pos de un pacto pero también quienes comienzan a temer otro fracaso, el cuarto.

En esta partida de ajedrez que juegan PSOE y Podemos, las piezas que realizan las jugadas clave tienen que ver con la sanidad y la educación. En el primer caso, Podemos había puesto sobre la mesa la creación de un área de gestión responsable que permita reducir gastos por la vía de detectar y corregir ineficiencias y duplicidades. También un esfuerzo de 20 millones de euros para reforzar la plantilla del Sespa en 367 efectivos con el objetivo de combatir, y si fuera posible eliminar, las listas de espera.

Según fuentes de la negociación, el Ejecutivo, aunque dude del ahorro que podría conseguir ese área de gestión responsable, que Podemos cifra entre 50 y 75 millones, está dispuesto a asumir su creación. Y, en cuanto al incremento de plantilla, el Gobierno plantea 655 plazas, de las que 301 serían de nueva creación y el resto, cobertura de vacantes.

Pero Podemos no se cree esos números. Sus responsables entienden que esas 301 plazas de nueva creación no son otra cosa que el incremento de plantilla necesario para poner en práctica la jornada laboral de 35 horas. Por tanto, opinan que ni por esa vía ni por la de cubrir las plazas vacantes en el servicio se estaría desplegando el esfuerzo adicional necesario que el partido morado reclama para poner coto a las listas de espera.

La distancia también es amplia en el caso de la educación. A la propuesta de Podemos de reducir entre el 36% y el 55% las tasas universitarias de grado y másteres, situándolas entre las más accesibles del país, el Gobierno ha respondido con una rebaja del 5% en la primera matrícula de las titulaciones de grado y del 10% para la primera matrícula de máster y el resto de matrículas de grado y máster. Para el partido morado, esa oferta se queda muy, muy corta.

Podemos ve avances en temas menores pero «diferencias importantes» en los asuntos centrales, anotó el portavoz, Enrique López, que pide un «esfuerzo mayor» al Gobierno porque, remarca, los planteamientos actuales son «claramente insuficientes». El tiempo aprieta porque el proyecto debe llegar a la Junta General el martes y el partido morado reunirá en la tarde del lunes a su máximo órgano para tomar una decisión.

Más

 

Fotos

Vídeos