Robles critica los abucheos a Pedro Sánchez: «Faltan al respeto»

Robles critica los abucheos a Pedro Sánchez: «Faltan al respeto»
Efe

«Aquellas personas que no son capaces de respetar no solamente las instituciones, sino el propio acto de todos los españoles, son personas que se descalifican por sí mismas» | Zarzuela exculpa a Sánchez de la confusión de protocolo en el Palacio Real

EFE

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha dicho hoy en la inauguración de una exposición sobre la historia de la bandera de España que la crítica política es «bienvenida» y una señal de «sanidad democrática», pero los «insultos, los abucheos y las descalificaciones son una falta de respeto».

Así se ha expresado la ministra sobre los vituperios que recibió ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el primer desfile militar del Día de la Fiesta Nacional al que ha acudido como jefe del Ejecutivo.

«La crítica política es bienvenida, es aceptable. Los insultos, los abucheos, las descalificaciones, son una falta de respeto no hacia las autoridades, sino hacia todos los ciudadanos de España que se ven representados en un desfile, y muy en particular también a aquellas personas que prepararon el desfile y desfilaron», ha apuntado Robles.

La ministra ha expuesto que España es un país «muy grande», en el que «todo el mundo tiene cabida» porque «es un país con derechos, libertades, en el que todo el mundo puede expresarse en libertad». «Desde el Gobierno entendemos que la crítica política es una señal de sanidad democrática, pero la crítica política hay que hacerla en los marcos institucionales, o si es fuera de los marcos institucionales, con un mínimo de respeto. Y ese respeto es exigible en cualquier caso», ha apostillado Robles.

Ha precisado que es «exigible en relación al jefe de Estado y también a cualquier autoridad que acude a un acto tan importante como es el Día de la Fiesta Nacional», un día en el que «se reivindica a España en su conjunto y el papel de las Fuerzas Armadas». «Aquellas personas que no son capaces de respetar no solamente las instituciones, sino el propio acto, que es un acto de todos los españoles, son personas que se descalifican por sí mismas», ha remarcado en el Espacio de la Fundación Telefónica, donde podrá visitarse, hasta el 16 de octubre, la muestra «175 años de nuestra bandera».

Se trata de una exposición del Ministerio de Defensa que quiere «explicar la historia de la bandera, pero al mismo tiempo también rendir un homenaje a lo que la bandera representa», ha explicado Robles.

«Quien no conoce la historia, siempre tiene muchos fallos. La historia tenemos que conocerla, para potenciar aquello de lo que estamos orgullos y tenemos que conocerla también para aprender de los errores. Para que esos errores, que sin duda alguna ha habido en estos 175 años, no se vuelvan a reproducir», ha manifestado.

Como símbolo de España, la bandera «tiene que representar aquello que nos une, nunca lo que nos separa», ha insistido la ministra, que cree que las banderas «nunca pueden ser objeto de controversia» en un país «puntero» donde los «derechos y las libertades están protegidos y tutelados».

«Yo quiero para mi país que esos derechos y libertades se puedan ejercer sin ningún tipo de límites. Que haya pluralidad, que haya respeto a la pluralidad, que haya tolerancia, que cuando haya discrepancias políticas, que sin ninguna duda tiene que haberlas, que es bueno que se manifiesten, se hagan desde el respeto, nunca desde el insulto», ha remarcado.

Zarzuela insiste en que el traspié de Sánchez fue un «malentendido»

M. E. ALONSO | Madrid

Fue la imagen más comentada de los actos del 12 de octubre. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, se situaron junto a los Reyes tras saludarles al inicio de la recepción en el Palacio Real como si quisieran también recibir a los invitados. Un responsable del servicio de protocolo avisó a Sánchez del error y el presidente y su mujer se retiraron después de estrechar la mano de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que era la siguiente en la línea de saludos. «Nos habían indicado que había que hacer tiempo y por eso nos hemos quedado ahí», explicaron desde el entorno de Sánchez.

El Gobierno descargaba así la responsabilidad del fallo en el equipo de Felipe VI al asegurar que desde la Casa del Rey les habían dicho que estaba prevista una foto con las máximas autoridades del Estado, para escenificar el respaldo al Monarca un día después de la reprobación por parte del Parlamento catalán. Imagen que finalmente no se llevó a cabo.

Ayer, Zarzuela envió un comunicado a los medios en los que explicaba que el «malentendido» se produjo por una «situación sobrevenida», ya que se indicó a Sánchez y a su esposa que «permanecieran en el Salón del Trono» hasta que los siguientes invitados llegaran, pero nunca se les dijo que recibieran a los invitados junto a los Reyes. Fuentes de Casa Real desmintieron además que hubiesen pretendido hacer ninguna fotografía.

«Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia», zanjó Zarzuela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos