Teresa Mallada: «Me extraña que esto salga a la luz ahora que soy candidata autonómica»

La candidata del PP al Principado, Teresa Mallada, ayer, en su comparecencia en la sede regional de Oviedo. / MARIO ROJAS

La candidata del PP muestra «extrañeza» por que el asunto aparezca ahora, presume del apoyo de Génova y no contempla renunciar

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

La actualidad no da tregua al PP de Asturias, sumido en una montaña rusa de emociones personales, políticas y ahora también judiciales. El juzgado de Oviedo que instruye la 'operación Hulla', que rastrea un posible desvío de fondos públicos en la construcción del macrogeriátrico de Felechosa, ha resuelto investigar por un supuesto delito de prevaricación administrativa a todos los integrantes de la corporación municipal de Aller entre 2008 y 2010 por el paso previo que supuso la cesión al Montepío de los terrenos necesarios para levantar esa residencia. El movimiento no tendría una trascendencia especial si no fuera porque entre quienes formaban parte de aquel pleno estaba Teresa Mallada, hoy candidata del Partido Popular a la Presidencia del Principado. El anuncio sacudió ayer toda la estructura de la formación conservadora, sujeta a un terremoto tras otro en las últimas semanas, y forzó a Mallada a salir a la palestra. En una comparecencia en la sede regional, defendió la legalidad de las actuaciones impulsadas entonces, mostró su «extrañeza» por que el asunto trascienda ahora, presumió del apoyo de la dirección nacional y descartó renunciar. «Ni siquiera me han llamado a declarar, no entiendo por qué tendría que renunciar», dijo, mostrando su voluntad de «aclarar» ante la justicia todo aquello que sea pertinente.

La investigación judicial a Mallada y el resto de integrantes de aquella corporación municipal allerana abre otro frente en un PP asturiano que aún no se ha recuperado del episodio de los anónimos protagonizado por el hasta ahora secretario general Luis Venta, lo que ha puesto sobre la mesa la hipótesis de una gestora que tome las riendas del partido y deponga a Mercedes Fernández. «Es difícil soportar este ritmo de acontecimientos», anotaba ayer un dirigente afín a la candidata, inquieto ante la posibilidad de que tanta convulsión interna acabe penalizando las opciones electorales tanto en las generales de abril como en las autonómicas y locales de mayo.

Seguramente conocedora de la trascendencia política de la noticia, Mallada no dejó pasar el día sin salir a ofrecer su versión de los hechos. Lo hizo a última hora de la tarde en la sede regional de Oviedo, en solitario y observada desde un lateral de la sala por un puñado de afines. La cabeza de cartel al Principado hizo un prolijo recorrido de los acontecimientos que llevaron a la cesión del terreno al Montepío para la construcción de la residencia, para concluir, rotunda, que «nadie dijo que no se pudiera hacer» lo que se hizo.

Más

Destacó Mallada que el PP estaba entonces en la oposición y que las tareas de gobierno correspondían a PSOE e IU, con el socialista Gabriel Pérez Villalta como alcalde. Remarcó que las decisiones se tomaron «por unanimidad», después de que el proceso fuera sometido a información pública y con el visto bueno, previa consulta, del órgano competente del Principado, que no interpretó que se «vulnerase» ninguna normativa. Todos los pasos estuvieron «perfectamente avalados», anotó. Sí precisó que se produjeron reparos por parte de la secretaría y de la intervención municipal, aunque limitados a la forma jurídica del Montepío y a la necesidad de que en la cesión de esos terrenos hubiera un fin claro para el municipio que justificara la operación. El beneficio para el concejo con el impulso de la obra -la creación de puestos de trabajo, el desarrollo económico de la zona...- daba, a juicio de la dirigente popular, respuesta adecuada a esa última objeción.

Mallada, que se desvinculó de las decisiones posteriores del ayuntamiento relativas a las licencias urbanísticas para la construcción de la residencia, no esquivó la dimensión política del asunto. De hecho, deslizó sus dudas respecto a la oportunidad de que esta investigación 'explote' ahora, poco después de ser nombrada candidata al Principado y a las puertas de unas elecciones. Mostró su «extrañeza» por que esto «salga a la luz» en este preciso momento, diez años después de los hechos y sin haber sido citada a declarar al respecto, si bien no quiso ir más allá en sus insinuaciones.

La candidata, que no ha dado «la más mínima importancia» a este episodio, presumió del respaldo de Génova. Desde la dirección nacional del PP se le recomendó ayer que diera las explicaciones pertinentes y «a ganar las elecciones». Un mensaje que interiorizó la propia Mallada, que dejó claro que en ningún momento se le ha pasado por la cabeza tirar la toalla y dar un paso atrás. «Ni siquiera me han llamado a declarar, no entiendo por qué tendría que renunciar», recalcó, convencida de que sería «incoherente» convertir este debate en arma política con fines electorales.

Cronología

21-11-2008.
El Ayuntamiento de Aller acordó por unanimidad la cesión provisional de los terrenos al Montepío.
21-1-2009.
El Pleno lo aprueba de forma definitiva.
2017.
Una edil de Xente por Ayer denuncia a la Corporación.
24-5-2018.
El Juzgado de Instrucción 2 de Lena cita a Mallada a declarar como investigada.
11-3-2019.
La jueza del 'caso Hulla' asume la investigación.