Varias comunidades padecen ya los problemas de la retención de los fondos

Andalucía tiene difícil cumplir el objetivo de déficit, en Galicia peligran las nóminas de los funcionarios y Canarias recorta el gasto

J. L. G.GIJÓN.

El bloqueo de las actualizaciones de las entregas a cuenta y la liquidación del IVA de 2017 no es un problema que esté afectando únicamente a Asturias. Varias comunidades padecen ya los rigores de un necesario ajuste ante la previsión de que dejen de llegar una serie de fondos con los que contaban al inicio del ejercicio, según publicó ayer 'El País'.

Una de las comunidades donde más dificultades se están notando es en Galicia. La Xunta contaba con un ingreso de 700 millones de euros para el presente ejercicio por los dos conceptos, 530 de los cuales están incluidos en sus presupuestos. La retención de los fondos está provocando «tensiones de tesorería» que se traducen en una situación que «puede condicionar» el pago de las nóminas a funcionarios a finales de año.

En Canarias la situación también es complicada. El Gobierno insular ha decidido establecer una primera reducción del gasto que se eleva a 140 millones para evitar un incumplimiento de las metas fiscales. En Cantabria, aunque aún no se han tomado medidas que supongan recortes, desde la Consejería de Hacienda advierten de que están «vigilantes», porque, de persistir el bloqueo, podrían verse en la obligación de aplicar recortes.

La Comunidad de Madrid descarta por el momento incumplimientos de sus obligaciones o problemas en la prestación de los servicios públicos. No obstante, advierten de que, en caso de que el problema no se solucione, sufrirán «tensiones de tesorería y podría verse afectado el puntual pago a proveedores». La prestación de servicios públicos sin comprometer las reglas fiscales también quedaría en entredicho.

Donde ya ha comenzado la reducción del gasto es en la Comunidad Valenciana, que debería percibir este año 450 millones de euros de las actualizaciones de las entregas a cuenta. Técnicos de la Consejería de Hacienda trabajan ya con el resto de departamentos autonómicos para reducir el gasto en todas aquellas partidas que aún no están comprometidas o que tienen problemas de ejecución por dificultades administrativas.

En Aragón asumen que tendrán que abordar un déficit de al menos 400 millones de euros «fundamentalmente por el hecho de que el Gobierno de España no tiene presupuesto». El consejero de Hacienda, Carlos Pérez, tiene previsto reunirse con los técnicos de las diferentes áreas para abordar las medidas que sean necesarias para garantizar la sostenibilidad de las cuentas públicas.