Vázquez exhibe «independencia» y plantea llegar a un acuerdo con Barbón

Juan Vázquez, ayer, reunido en la sede regional de Oviedo con los integrantes del futuro grupo parlamentario de Ciudadanos. De izquierda a derecha, Sergio García, Laura Pérez, Ana María Coto y Armando Fernández Bartolomé. / MARIO ROJAS
Juan Vázquez, ayer, reunido en la sede regional de Oviedo con los integrantes del futuro grupo parlamentario de Ciudadanos. De izquierda a derecha, Sergio García, Laura Pérez, Ana María Coto y Armando Fernández Bartolomé. / MARIO ROJAS

Sobre Oviedo, el candidato es «poco partidario de intercambios» pero sí de una visión global

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Si alguien pensaba que Juan Vázquez era un candidato al uso, se equivocaba. Independiente -no está afiliado a Ciudadanos- y con «independencia de criterio», como se encargó de recalcar ayer, el cabeza de lista de la formación naranja al Principado y futuro diputado navegó sobre las tribulaciones en que está sumida la dirección nacional del partido en lo que a política de pactos se refiere y se mostró dispuesto a llegar a acuerdos con el PSOE para asegurar «estabilidad» a la comunidad. Una maniobra que colisiona con el discurso oficial de Albert Rivera y los suyos, más proclives al entendimiento con el PP y que vinculan el diálogo con los 'barones' socialistas a su renuncia a los principios esenciales del 'sanchismo'.

Momentos antes de mantener una reunión con el que será próximo grupo parlamentario de Ciudadanos, Vázquez tomó la calle del medio y, frente al criterio que expresó en la noche electoral de que el partido estaba casi condenado a una labor de oposición, reivindicó ahora el papel «decisivo» que su equipo puede jugar a la hora de asegurar «estabilidad» a la legislatura. Y aunque admitió que toca al PSOE tomar la iniciativa, se mostró dispuesto al diálogo y el acuerdo en torno a políticas «moderadas» que atraigan a los socialistas hacia posiciones «centristas».

Más información

La manera en que el ex rector planteó las cosas -en ningún momento habló de que Adrián Barbón tenga que abjurar del 'sanchismo' y ciñó la negociación a que el PSOE acepte las prioridades de Ciudadanos en materia económica, social y de regeneración democrática- representa un desmarque claro de la forma en que la dirección de Rivera aborda su estrategia de pactos. De hecho, Vázquez aliñó su mensaje con algún 'recado' con trasfondo. Como cuando dijo estar muy cercano a las tesis del candidato de Ciudadanos en Barcelona y ex primer ministro francés, Manuel Valls, radicalmente contrario a los consensos con Vox y que, por esta y otras cosas, se ha distanciado de Rivera.

Sobre Oviedo, Vázquez es «poco partidario de intercambios», pero sí de una «visión global»El ex rector defiende las tesis sobre pactos de Valls, que colisionan con las de RiveraUn sector del partido critica esta estrategia y deja claro que será la dirección la que decida

Vázquez no se cerró a ningún escenario, ni a la posibilidad de un acuerdo estable con el PSOE ni a los pactos puntuales, y lo vinculó todo a un diálogo en el que demandó el protagonismo que le corresponde como candidato, aunque mostró su «respeto» por la capacidad decisoria del partido. Matizó, eso sí, que las organizaciones políticas no deben responder a sus aparatos y sí «a los electores».

La decisión del cabeza de cartel autonómico parece tal que llegó a situar a Barbón ante una encrucijada: puede elegir entre «una fórmula a 26 o una a 25». La primera pasa por sumar a PSOE con Podemos e IU y la segunda, con Ciudadanos. Aquí recomendó al líder socialista que huya de «los extremos». Preguntado sobre si la negociación autonómica debe estar vinculada a la situación en Oviedo, donde Ciudadanos dará la alcaldía al PP o al PSOE, dijo no ser «partidario de intercambios» si bien admitió que todo forma parte de un escenario «global».

«A su bola»

La irrupción de Vázquez tensionó las costuras de Ciudadanos. Sus reflexiones enfadaron a un sector del partido que piensa que el ex rector «va a su bola» y que, parapetado en su independencia, «se salta todas las jerarquías internas». Quienes sostienen esta tesis advierten, además, de que las decisiones sobre los pactos corresponderán a los órganos creados expresamente a tal efecto y, por tanto, al conjunto de la dirección naranja.

Pero el mensaje del candidato contó con el respaldo posterior del líder de Ciudadanos en Asturias, Ignacio Prendes, a quien la tormenta sitúa en una posición delicada en tanto que también es miembro de la dirección nacional. En un acto por la tarde, Prendes arropó las razones sobre la oportunidad de abrir un diálogo con el PSOE si este se acerca a posiciones «centradas y regeneradoras» y huye de tesis «extremistas y populistas».

Si ese es el camino Ciudadanos tenderá su mano pero si no «nos tendrán enfrente», anotó Prendes, que expresada la sintonía con los argumentos de Vázquez, optó por la cautela cuando fue preguntado por Valls, Rivera y las tensiones internas en la organización.