Vuelve el mosquito tigre

Se acerca el verano y con él aumenta la presencia del mosquito tigre. El agua estancada y temperaturas elevadas son el caldo de cultivo perfecto para una especie aterrizó en la Comunidad Valenciana en 2009 y se quedó. Desde entonces, su presencia se ha extendido por más de 300 municipios y los más afectados somos los humanos "son un poco más grandes que las picaduras normales" señala una visitante. Otra apunta a que incluso la picadura le ha llegado a despertar. El mosquito tigre se convierte también en vector de trasmisión pero los expertos señalan que no hay motivo para hacer sonar las alarmas. Para evitar su propagación, los antiguos tratamientos han quedado obsoletos, ahora se actúa sobre las larvas "Nosotros monitorizamos y  cuando vemos que empieza el ciclo, que empieza la fase acuática, las larvas, evitamos que salga el adulto que es el que pica y genera daño" señala Rubén Bueno, director técnico de laboratorios Lokimica.