«Es el momento de hacer todos un gran esfuerzo de acogida»

Jesús Etayo saluda a unas monjas, ayer en la Junta. /
Jesús Etayo saluda a unas monjas, ayer en la Junta.

Jesús Etayo instó a las instituciones, la Iglesia y la sociedad a volcarse con las víctimas de la crisis

A. VILLACORTA OVIEDO.

Ninguno de los seis grupos políticos con representación en la Junta General quiso ayer dejar pasar la oportunidad de dar la enhorabuena a los representantes de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que fueron recibidos a las puertas del Parlamento regional por su presidente, Pedro Sanjurjo.

Tras firmar en el libro de honor tomó la palabra ante las autoridades civiles, militares y eclesiásticas el superior general de la Orden, Jesús Etayo, para «dar las gracias a todo el pueblo asturiano y, en particular, al gijonés» por el galardón y reclamar de las instituciones asturianas, con el Gobierno autonómico al frente, que «continúen respaldando» obras como la del Sanatorio Marítimo y que aborden «políticas de gran calado que afronten de raíz las causas de la pobreza y los desplazamientos» forzosos.

Pero el llamamiento no se quedó ahí y Etayo instó a toda la sociedad a volcarse con los golpeados por la crisis: «Se requiere más generosidad y más solidaridad por parte de todos».

«Es el momento de que todos hagamos un esfuerzo para dar acogida a tantas personas que buscan sobrevivir», dijo, porque «la hospitalidad es un imperativo ético. A esas personas que cada vez se ven más porque la sociedad de la opulencia cada vez las puede tapar menos».

Es la hora «de la dignidad y de la justicia», aseguró el máximo responsable de una Orden que lucha a brazo partido contra el ébola -«hay que seguir muy alerta»- y «en total sintonía con el Papa Francisco», porque «la misión de la Iglesia es cuidar de los más frágiles de la Tierra y superar la cultura del descarte en la que vivimos, que declara sobrantes a los excluidos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos