El Principado advierte a los usuarios de que las aguas de la playa de Navia «no son aptas para el baño»

El arenal, donde no se informa de la advertencia, es el único de Asturias en el que rige esta prescripción El número de gérmenes ronda los 17.000 -15.000 más de lo permitido-, lo que puede provocar erupciones cutáneas, gastroenteritis e infecciones en heridas

MATEO G. PRIETONAVIA
DIVERSIÓN. Numerosos usuarios en la playa de Navia, la única de Asturias en la que el Principado no recomienda bañarse. / M. G. P./
DIVERSIÓN. Numerosos usuarios en la playa de Navia, la única de Asturias en la que el Principado no recomienda bañarse. / M. G. P.

«No apta para el baño». La playa de Navia es la única de Asturias que tiene esta prescripción. Una valoración que ha hecho el Principado y que evidencia que las aguas del arenal no cumplen con las condiciones higiénicas necesarias para ser utilizadas por los bañistas. El Gobierno regional lo reconoce en su página web, donde, de cara al verano, ha volcado la información sobre el estado de las aguas de la mayor parte de las playas de la región. La de Navia es la única de las 62 analizadas que no reúne las condiciones necesarias para ser apta para el baño.

En los arenales asturianos no es común que las calificaciones sobre el estado de sus aguas sean negativas. De hecho, en los últimos cuatro años sólo había aparecido esta advertencia en otras tres ocasiones: dos en la playa de Las Huelgues, en el concejo de Carreño -análisis hechos en 2005 y el primer resultado de 2006-, y otra en La isla, en Colunga, en 2002.

Las causas de que el agua del arenal de Navia no reúna las condiciones higiénicas necesarias hay que buscarlas en el excesivo número de gérmenes fecales que se han encontrado. Si el máximo de microorganismos de estas características debería ser de 2.000, fuentes cercanas al departamento de Sanidad del Principado apuntan que están por encima de los 17.000.

Contaminación humana

Estos gérmenes provienen de la contaminación humana. Es decir, tanto de los vertidos fecales procedentes del hospital comarcal de Jarrio, como de los desagües de Navia, donde no existe una depuradora y los vertidos van directamente al río o, en su defecto, al mar.

El número de bacterias fecales era elevado otros años, pero nunca se habían alcanzado el nivel actual. Desde 2002, el primer año que el Principado ofrece información de los análisis en su página web, las aguas de la playa de Navia no habían arrojado resultados semejantes. El año pasado, su agua era catalogada «de buena calidad» y, en 2004, «de muy buena calidad».

Algunos expertos consultados apuntan, no obstante, que proliferación del número de gérmenes en el agua pueda ser debida a la variación que están sufriendo las corrientes en la zona de la desembocadura de la ría de Navia. Un efecto que es provocado por el espigón construido por la empresa Ence en la playa de Foxos para tratar de tapar la tubería que sale de ese mismo arenal.

Las consecuencias provocadas en los usuarios de la playa son diversas, ya que cualquier virus expulsado mediante las heces pasa a estar presente en el agua. Las directas son erupciones en la piel o complicaciones en la cura de heridas que pueden provocar infecciones. Además, una ingesta grande de agua puede provocar gastroenteritis, según han indicado fuentes expertas consultadas. Pese a ello, no existe ninguna señal de advertencia en todo al arenal.