Hallan el cadáver de un hombre fallecido hace días y a su mujer casi deshidratada

El matrimonio vivía en un piso de la calle Marruecos, en Tremañes, y fue encontrado por el cura de la parroquia a las doce de la mañana La esposa «deambulaba por la vivienda en estado de deshidratación» y con un posible síndrome de Diógenes, según la estimación policial

E. PIDAL EUROPA PRESS

El cadáver de Ángel Fernando Goffín García, de 57 años, fue encontrado ayer al mediodía en su domicilio de Tremañes por miembros del Cuerpo Nacional de Policía, Bomberos de Gijón y el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). El hombre podría llevar varios días muerto «dado el olor que desprendía», según fuentes policiales.

Junto al él, hallaron también a su esposa, María Josefa Gallo Alonso, que «deambulaba por la vivienda en avanzado estado de deshidratación», precisó el SAMU. La mujer fue inmediatamente trasladada al Hospital de Jove, aunque se desconoce su estado. Fuentes policiales apuntaron «la posibilidad de que pueda sufrir un síndrome de Diógenes». (Un desorden del comportamiento que normalmente afecta a personas de avanzada edad que viven solas y se caracteriza por el total abandono personal, social y el aislamiento voluntario en su propio hogar).

La pareja vivía en un primer piso del bloque 1, en la calle Marruecos, de Tremañes. Los familiares del fallecido llevaban varios días sin tener noticias del matrimonio y avisaron al cura de la parroquia, Jesús Fernández. Dadas las circunstancias, el sacerdote acudió al domicilió ayer al mediodía y, tras acceder al domicilio, se encontró con el cadáver del hombre «tendido sobre la cama». El párroco dijo también que la casa desprendía «un fuerte y desagradable olor», seguramente debido al estado de descomposición en que se encontraba el cuerpo.

Jesús Fernández detalló que vio a la mujer «de pie y con claras muestras de estar enferma». De hecho, le preguntó por qué no había llamado a la Policía, pero no recibió respuesta alguna. En ese momento, el párroco decidió llamar al 112 y esperar a que llegasen la Policía y el juez para levantar el cadáver.

«No eran los mismos»

Otro párroco de Tremañes, Cándido Viñas, señaló que «la pareja era muy conocida en la zona aunque hace tiempo que no se les veía bien». «Era gente muy trabajadora, muy honrada, pero hacía tiempo que no eran los mismos», comentó Viñas. El fallecimiento del hombre ha pillado por sorpresa a los vecinos de Tremañes, que no imaginaban el fatal desenlace.

Cándido Viñas aseguró ayer que «el matrimonio tenía una buena relación con los vecinos y también con ellos mismos», en referencia a los sacerdotes de Tremañes.

El funeral de Ángel Fernando Goffín García tendrá lugar hoy, a las seis y media de la tarde, en la capilla del tanatorio Gijón-Cabueñes.