Navia dice desconocer el estado de la playa y acusa al Principado de «descoordinación»

El alcalde achaca al calor y a los vertidos la contaminación de las aguas, pero advierte de que los análisis «son un montaje» y «no tienen rigor»

M. G. PRIETO A. M. SERRANO
ARENAL. Numerosos bañistas en las orillas de la playa de Navia. / M. G. P./
ARENAL. Numerosos bañistas en las orillas de la playa de Navia. / M. G. P.

El Ayuntamiento de Navia no dio crédito ayer al estado de las aguas de la playa de la villa naviega, la única de Asturias que no es apta para el baño. El alcalde, Manuel Bedia, del PP, achacó a la «descoordinación» del Gobierno regional el desconocimiento, por parte de su equipo de gobierno, del estado de las aguas del arenal, que, según los últimos análisis realizados por el departamento de Sanidad del Principado y fechados en el pasado 4 de agosto, no son favorables para el baño, ya que contienen más de 2.000 gérmenes fecales por cada 100 mililitros de agua.

«El Ayuntamiento es víctima de una situación que no podemos controlar», advirtió ayer Bedia. Con estas palabras quiso eludir responsabilidades por la falta de una señalización que advierta de la prescripción del Principado. El gobierno regional es el encargado de informar sobre la calidad de las aguas, tanto al Ayuntamiento como a los ciudadanos.

Los análisis los hace la Agencia de Sanidad Ambiental y consumo todas las semanas. En caso de que los resultados no sean favorables, emiten la nota a la administración local correspondiente y a través de la página web del Principado, detallan la calidad de las aguas de las playas, a todos los potenciales usuarios. Pero es la administración local la que se encarga de señalizar, en su caso, si las aguas no son aptas para el baño.

El alcalde de Navia reconoció, n obstante, que habían tenido notificación «informal», del último análisis -del 4 de agosto- en el que se decía que las aguas no eran aptas para el baño. Sin embargo, el último informe que llegó a manos del equipo de gobierno con los análisis de la calidad de las aguas y que está firmado por el jefe de servicio de control alimentario, Ovidio García García, está fechado el 27 de julio.

En este comunicado, que tiene fecha de entrada en registro 8 de agosto, se dice que las aguas son «aptas para el baño de buena calidad». «No sabemos por qué razón se pudo disparar el nivel de gérmenes de una semana para otra», indicó ayer Bedia, que se atrevió a aventurar hipótesis: «Es el calor y los vertidos, que no son los correctos. En Navia existe un problema que no se resolverá en su totalidad hasta que se haga el saneamiento».

Saneamiento de la ría

El saneamiento de la ría de Navia y su entorno comenzará entre los meses de septiembre y octubre, según las previsiones del Ayuntamiento naviego, pero la depuradora que evitará la llegada de residuos a la ría y al mar, «estimamos que no empezará a funcionar hasta dentro de dos años», indicó Bedia. Un periodo de tiempo «excesivo»: «Ya vemos los problemas que se están generando y todo por culpa del Principado que tiene la obligación de prestar servicios y que éstos no contaminen». indicó.

Las fuentes consultadas anteayer por EL COMERCIO, confirmaron que en último análisis de las aguas de la playa de Navia no era aptas para el baño porque contenían, según la muestra, 17.000 gérmenes fecales por 100 mililitros de agua. Y aventuraron posibles respuestas todas ellas relacionadas con la contaminación humana: los vertidos fecales procedentes del hospital comarcal de Jarrio y los desagües de Navia, que no tiene depuradora.

En todo caso, el alcalde de Navia quiso ayer restar credibilidad a los análisis realizados por la Consejería de Salud. «Son un montaje», criticó, «no tienen ningún rigor». En este sentido, advirtió que «tiene que haber alguna mentira, porque en el Occidente hay playa con bandera azul.

Con las corrientes que hay es difícil que el arenal de Navia dé un resultado diferente al de playas cercanas», dijo. Bedia fue incluso más allá al indicar que para las playas del concejo «nunca quise bandera azul». «Es una forma de engañar a los ciudadanos. Las playas de Asturias no están en buenas condiciones», dijo.