Vecinos de Carpio demandan al Consistorio por el patio de luces con el Hispania

Consideran que incumplió con su obligación de velar por la legalidad de las obras, y piden indemnizaciones

GONZALO DÍAZ-RUBÍNOVIEDO
COLEGIO. El inmueble será la sede del Colegio de Arquitectos. / M. R./
COLEGIO. El inmueble será la sede del Colegio de Arquitectos. / M. R.

Los vecinos de los números 12, 14 y 16 de la calle Carpio casi se pueden dar la mano con los del edificio Hispania a través del patio de luces que comparten. La situación desde el punto de vista urbanístico es irregular: el patio no respeta las dimensiones mínimas que fijan el Plan General de Ordenación Urbana.

Cuando DUA inició la construcción del edificio en 'U' en el solar del antiguo colegio Hispania, en 2002, los residentes en estos tres portales de Carpio vieron cómo progresaba la excavación y luego la cimentación. No fue hasta que la estructura se levantó sobre rasante, cuando saltaron las alarmas por la proximidad del nuevo edificio a sus casas.

Solicitaron entonces a los técnicos municipales que paralizaran la obra, al entender que incumplía las dimensiones mínimas para los patios interiores. Acusaban a DUA de estar construyendo más superficie de la autorizada en el proyecto presentado ante el Ayuntamiento.

No era así; al menos, según el informe de los técnicos municipales. La conclusión de los funcionarios de Urbanismo fue que la obra de DUA era correcta y se ajustaba a lo previsto en el planeamiento autorizado por la licencia.

Señalaban, además, que el edificio Hispania no invadía las propiedades colindantes. Seguía habiendo menos de los tres metros que exige el ordenamiento para los patios interiores, pero los técnicos municipales concluyeron que eran los edificios de la calle Carpio, en los que residían los denunciantes, los que no habían respetado la distancia con el entonces sólo previsto edificio Hispania.

Acciones legales

Las tres comunidades han decidido reclamar sus derechos ante los tribunales. Además de iniciar acciones contra los promotores, han demandado al Ayuntamiento, al considerar que incumplió su obligación legal de velar por la adecuación de las obras de sus casas al planeamiento.

Los vecinos, en concreto, reclaman la «responsabilidad patrimonial» del Consistorio. Quieren que el juzgado obligue a la Administración local a indemnizar a las tres comunidades por el perjuicio que les ha supuesto la dejadez de funciones del Ayuntamiento.

Sólo a éste le competen la planificación del desarrollo urbano, la concesión de licencias de construcción y la aprobación de los proyectos. Pero también debe asumir las labores de Policía Urbanística.

Se da la circunstancia de que el edificio del que sospechaban los vecinos de Carpio, el residencial Hispania, sí incumplió el proyecto presentado ante el Ayuntamiento, pero no en sus lindes con esta calle, sino en profundidad. DUA construyó una planta más de aparcamiento subterráneo de las autorizadas. Los técnicos sólo lo apreciaron con la obra concluida e impusieron una modesta sanción a la empresa.