La fuerte tormenta provoca pequeños daños en la comarca El suministro de agua en el centro de la ciudad recupera la normalidad

La Policía Local atendió «un aluvión» de llamadas recibidas desde todas la ciudad Se recogieron 15 litros por m2 en casi dos horas Los técnicos municipales instalaron durante la mañana una nueva tubería en sustitución de la conducción que reventó a causa de su edad

FERNANDO DEL BUSTO F. DEL BUSTOAVILÉS AVILÉS
COLOCACIÓN. Cinco operarios se preparan para instalar la nueva tubería en la calle de José Cueto. / TANIA/
COLOCACIÓN. Cinco operarios se preparan para instalar la nueva tubería en la calle de José Cueto. / TANIA

El suministro en el centro y norte de la ciudad recuperó ayer por la tarde la normalidad que se había perdido el jueves por la noche con la rotura de una tubería de 200 milímetros de diámetro en la calle de José Cueto.

La avería impidió el normal suministro a Jardín de Cantos y San Cristóbal, donde el agua llegaba con muy poca potencia y sufrieron algún corte. Además, las calles de José Cueto, Doctor Graíño, Cuba, José Manuel Pedregal, Presbítero José Fernández y tramos de González Abarca y Brigadas Internacionales sufrieron cortes de abastecimiento de mayor duración. La zona más afectada fue la manzana de El Atrio y los edificios comprendidos entre las calles de Cuba y José Cueto.

Los trabajos de reparación de la tubería se iniciaron a las siete de la mañana del viernes. La avería se había producido en una tubería de 200 milímetros de diámetro, una de las principales traídas de agua a la ciudad.

Se trata de una conducción de unos cuarenta años de edad. Los técnicos opinan que el desgate producido por su antigüedad y un incremento inesperado en la presión provocó la rotura. Durante la reparación, el servicio de Aguas procuró facilitar, en la medida de lo posible, el suministro de agua a las viviendas. A lo largo de la mañana el abastecimiento se producía de forma intermitente hasta completar las tareas de instalar la nueva conducción. Pasadas las 15 horas, se daban por terminados los trabajos.

De todos modos, el Ayuntamiento dispuso dos cubas de agua para los vecinos de El Atrio, la zona de mayor densidad de residentes y que permaneció más tiempo sin agua.

Se terminan los trabajo

Durante la mañana, en tomas de agua de calles próximas se producían pérdidas de agua. Estaban causadas por los técnicos para reducir la presión de la conducción y terminar los trabajos de arreglo de la avería.

Una vez terminada la rotura, el tramo de la calle de José Cueto comprendido entre José Manuel Pedregal y la Cámara se reabrió al tráfico de vehículos. El concejal de Mantenimiento, Mariano Soberón, no descarta que la próxima semana se vuelva a cerrar si se considera necesario aplicar una nueva capa de asfalto a la zona. A pesar de la renovación de los últimos años, la red de suministro de agua potable de Avilés presenta tramos envejecidos, como en el que se registró la avería el pasado jueves.

El desgaste del material, las pequeñas filtraciones y los aumentos de la presión suelen terminar en roturas como la registrada en José Cueto. El Ayuntamiento prepara un concurso para realizar un análisis de toda la red, de forma que se pueda detectar hasta la más pequeña de las fugas de agua. Estas deficiencias serán reparadas por el servicio municipal que, de esta forma, tratará de reducir los imprevistos como el del jueves.

De todos modos, el concejal Mariano Soberón recordaba ayer que averías de este tipo «son imprevisibles», elogiando la rapidez del servicio para solucionar la emergencia. La fuerte tormenta registrada ayer en la ciudad provocó un «aluvión» de intervenciones de la Policía Local que atendió a diferentes incidentes en todo el municipio. En apenas dos horas, se recogieron 15 litros por metro cuadrado, lo que se tradujo en inundaciones y problemas en diferentes garajes de la ciudad.

Así, se repitieron los puntos negros habituales y donde, cada vez que llueve con un poco de intensidad, se registran inundaciones parciales. Es el caso de la avenida de Conde de Guadalhorce o Los Telares.

La intervención más importante se registró en la calle del Doctor Graíño, donde fue necesaria la presencia de una dotación del parque de Bomberos de Asturias en Avilés. En concreto, se trató de pequeños desprendimientos en la fachada de un edificio, si bien ayer no se podía precisar si la causa era la lluvia o si la tormenta había culminado una situación de deterioro.

También se registraron filtraciones en un garaje de la calle de Juan Ochoa y desplazamientos de arquetas y registros a consecuencia de la cantidad de agua precipitada en diferentes puntos de la ciudad como puede ser la calle de Llano Ponte o la avenida de Santa Apolonia. Desde la Policía Local se subrayaba más el alto número de llamadas, antes que su entidad. En Castrillón, apenas se registraron incidentes de importancia. Según la Policía Local del concejo el más importante afectó a un semáforo situado en Piedras Blancas. A consecuencia de los primeros truenos se fundió, siendo rápidamente arreglado por los técnicos sin alterar el tráfico de la capital del concejo. En Corvera no se registró ningún incidente, según comentaron desde la Policía Local.