Jesús Morales plantea un «reconocimiento oficial» de Gijón al empresario Juan Suárez

Los numerosos amigos del polifacético empresario desbordaron San Julián El presidente del patronato del Hospital de Jove destacó el carácter «entrañable» y «racional» de su primer patrono

E. C.GIJÓN
EL FUNERAL. La nieta que leyó el mensaje familiar, la segunda por la derecha, seguida en tercera fila por Jesús Morales, en la iglesia. / E. C./
EL FUNERAL. La nieta que leyó el mensaje familiar, la segunda por la derecha, seguida en tercera fila por Jesús Morales, en la iglesia. / E. C.

Decía una de sus hijas que con Juan Suárez se había ido el aglutinador familiar, el que reunía en torno a sí amores y lamentos, confidencias y celebraciones, el sentimiento casi palpable de a quien le gusta formar y conformar grupos humanos. Seis hijos y once nietos fue un buen rodaje personal que extrapoló sin dificultad fuera de los muros familiares, repartiendo su afable personalidad entre amigos, empresas y sociedades, ya fueran sanitarias, benéficas, religiosas o deportivas. Pero siempre a grupos de personas. Las mismas que respondieron, también en grupo generoso y multiforme, a su última cita en la iglesia de San Julián.

Precisamente en honor de esa interminable relación de tareas, que incluyen desde la adquisición de Industrias La Herminia, el Hotel y el cine Hernán Cortes, la sala Acapulco y la droguería Cantábrico hasta la participación en el Patronato del Hospital de Jove, en el Grupo Covadonga, la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento, fue por lo que el alcalde en funciones reclamó un recuerdo institucional. «La ciudad necesita reconocer oficialmente a las personas que tienen un papel importante en la construcción de Gijón», dijo Jesús Morales, quien acudió al funeral en su doble condición de autoridad municipal y amigo.

Emprendedor de los 50

La intención del concejal de Urbanismo está justificada en la actividad empresarial de Juan Suárez «en años muy difíciles», momento en que su vocación, «que hoy llamaríamos emprendedora», obtuvo «un tremendo éxito».

Dos ex presidentes de la Cámara de Comercio, Claudio Fernández Junquera y Guillermo Quirós; el presidente de la Asociación Gijonesa de Caridad, Pedro González; el de Femetal, César Figaredo; el presidente del Patronato de la Fundación del Hospital de Jove, Romualdo Trancho y la ex presidenta Zenaida Álvarez; el gerente del mismo centro sanitario, José Luis San Miguel; el patrono Faustino Fano, el ex secretario del Ayuntamiento de Gijón, Alfredo Villa; el oftalmólogo Luis Fernández Vega, los padres del obispo de Battambang, Kike Figaredo, y la concejala del Partido Popular María Luisa Peláez acompañaron a un sinfín de amigos y empresarios en su despedida de Juan Suárez.

«Sencillo y humilde»

«Era un hombre de una valía extraordinaria, que se involucraba en todo, que ponía los matices de racionalidad necesarios y que estaba absolutamente comprometido con el hospital», afirmó Romualdo Trancho, aportando la pincelada humana del retrato empresarial. Y no fue el único. La presencia en la concelebración de la misa de cinco sacerdotes: dos de la Prelatura del Opus Dei, el capellán del Hospital de Jove, el de las Agustinas Recoletas y el párroco de San Julián, contribuye activamente a la composición de la fotografía de Juan Suárez.

Hombre de fe y de fuertes convicciones cristianas, fue definido por la voz parroquial de don Pío como persona «sencilla y humilde, sabedor de que la humildad es la base sólida de todas las virtudes». Y todos los que llenaban el templo hasta rebosar compartieron con el confidente de sus ilusiones el refrán de que la buena mercancía en el arca se vende.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos