Lluvia de culines con chorizo

Media docena de carrozas, tres bandas de gaitas y multitud de aldeanas animan el desfile del Día del Bollu

BLANCA M. GARCÍALLANES
SED. Las aldeanas ofrecieron culines de sidra durante el recorrido. / NEL ACEBAL/
SED. Las aldeanas ofrecieron culines de sidra durante el recorrido. / NEL ACEBAL

Pan, chorizo y sidra. Con esos tres ingredientes, varias decenas de aldeanas se encargaron ayer de llenar los estómagos y calmar la sed de las cientos de personas que, siguiendo el rastro de las gaitas, salieron a la calle para ver el desfile de carrozas del Día de Bollu, que organiza el Bando de la Guía.

A eso de las cinco de la tarde, las bandas Villa de Xixón, Villaviciosa y El Llacín fueron calentando motores con un primer recorrido al que pronto se unieron las carrozas. En total, fueron medio centenar las que se vieron en el pasacalles, que partió de la Avenida de la Paz para pasar luego por algunas de las vías más transitadas.

Sobre la primera, una parrilla calentaba chorizos mientras un paisano de pueblo se encargaba de hacer reír a los asistentes. Muy cerca estaban las aldeanas, escanciando culines y dando a probar un gran surtido de trozos de chorizo y rebanadas de pan. Y, como toda buena fiesta asturiana que se precie, otras prefirieron llevar consigo un llagar, un castaño, unas vacas, un hórreo y un homenaje por todo lo alto a la botella de vino y el bollu preñau.

Mazorcas

Pero no sólo de carrozas se surtió el desfile. Hacia la mitad del mismo, una pancarta anunciaba que «el pueblo de Cue saluda a la Virgen de la Guía», tras el que poco después tres niños daban pedales sobre triciclos transformados en panoyas. Para cerrar la comitiva, un caballo tiraba por un pequeño carruaje cuyos integrantes se balanceaban siguiendo el compás de «la calle de Alcalá», que se pudo oir durante el recorrido.

A continuación, llegó el reparto del bollu y la botella en el campo de la Guía, al que siguió la romería. Esta última se encargaron de amenizarla las bandas de gaitas, que ya desde el mediodía habían protagonizado otro pasacalles. La fiesta acabó a altas horas con la verbena de la plaza de Las Barqueras, donde tocaron las orquestas Belén y Rogers Band, y Sonora Real.