Garci rueda en Asturias 'Luz de Domingo'

El rodaje de 'Luz de Domingo', la última película de José Luis Garci, arranca en Noreña. El equipo se trasladará hoy su acción a Soto de Agues

IKER CORTÉSNOREÑA
EL COMERCIO DE 1911. Tres figurantes leen un ejemplar facsímil del original impreso para la película. / FERNANDO CASTRO/
EL COMERCIO DE 1911. Tres figurantes leen un ejemplar facsímil del original impreso para la película. / FERNANDO CASTRO

No podía haber sido mejor; sol y nubes. «Después de lo que llovió ayer, estábamos asustados, pero nos ha salido un día fantástico y maravilloso», dice Nacho Carballo, responsable de producción. 'Luz de domingo', la película que José Luis Garci tenía hasta ayer en la mente y en los escritos de Ramón Pérez de Ayala, comienza a hacerse física en celuloide y lo hace con un rodaje cuyo protagonista principal son las tierras asturianas. Eso sí, la secuencia que filmaron para empezar es de aquellas que no tienen mucha dificultad, una simple toma de contacto para lo que vendrá después: el actor Enrique Villén, Longinos en la película, llega al Ayuntamiento de Cienciella, recreado para la ocasión en una casona de Noreña.

Sencillo, pero no para todos. Algunos, como José Manuel Suárez, es la primera vez que se ponen delante de un objetivo. Es, claro, uno de los figurantes del casting masivo que el director ha realizado por toda la región.

El jardín de la casona se ha convertido en un improvisado set de rodaje y tras los muros, curiosos esperan a que el realizador dé nuevamente la orden para que comience la acción. Pasará tiempo hasta que eso suceda. «Necesitamos menos luz», indica Salvador Gómez, ayudante de dirección, y lo que antes era bienvenido, el sol, se torna ahora en un obstáculo. Nada que no puedan superar un par de horas.

Mientras tanto, otros tienen intereses algo más 'morbosos', como Jose Manuel Argüelles, que se ha acercado al rodaje para ver a un amigo que está de extra. Al llegar, la sorpresa ha sido mayúscula, pues se ha encontrado a Fernando Bermúdez caracterizado como un guardia civil. Charo Quirós, su mujer, lo tiene más claro: «Él siempre nos decía que si le cogían sería para hacer de sacerdote o de guardia civil». Lo cierto es que su «fisonomía se presta a ello. Ten cuidado, Charo, no te acerques a él, a ver si te va a disparar con el mosquetón», le dice José Manuel Argüelles entre risas. A juzgar por las expresiones, el actor novel se lo está pasando en grande: «Está muy ilusionado», ratifica su amigo.

Números de cine

En total, son tres camiones y nueve coches de producción para movilizar a un total de treinta personas. «No es nada. Cuando estemos en los días claves del rodaje seremos unas cien personas», aclara el responsable de producción. Eso sin contar con los cientos de extras y figurantes que pasarán por delante de la pantalla en los días clave del rodaje, como sucederá con la anunciada romería en el Palacio de Miraflores. Así que la asistencia masiva a los castings tenía más que sentido. En opinión de Carballo, la respuesta fue tan grande porque «a Garci se le quiere mucho, a pesar de que algunas personas no les guste su cine. Ni siquiera con Gonzalo Suárez ha venido tanta gente a las pruebas, así que eso tiene que significar algo», recuerda.

Ajenos al ajetreo de producción, que carga y descarga trajes e intenta conseguir permisos para rodar en determinadas zonas, Garci conversa con su operador de cámara, Manuel Velasco, y el director de fotografía, el argentino Félix Monti. Un pequeño momento de relax para lo que queda de jornada. Hoy, la acción se trasladará a Soto de Agues.

Fotos

Vídeos