El Fundoma creará un área de recreo en parte de sus jardines

«Habrá bancos, fuentes, papeleras y espacios para que los internos de las residencias puedan salir a pasear», indica el gerente

ANA FERNÁNDEZ ABADOVIEDO
INSTALACIONES. Una imagen de los terrenos del Fundoma. / J. DÍAZ/
INSTALACIONES. Una imagen de los terrenos del Fundoma. / J. DÍAZ

Las instalaciones de la Fundación Docente de los Mineros Asturianos (Fundoma) se preparan para acoger a partir del año que viene las cuatro residencias de infancia, ancianos y discapacitados comprometidas a través de un convenio con el Principado de Asturias. La Consejería de Bienestar Social gestionará durante dos décadas las instalaciones, que el Fundoma debe adecuar previamente. Pronto comenzarán las obras en los edificios, pero también habrá cambios en su entorno: Dimas Suárez, gerente de la institución, indicó que «se adecuará una parte del jardín para convertirla en zona de recreo».

Explicó que «habrá bancos, fuentes, papeleras y espacios para que los internos de las residencias puedan salir a pasear». La obra busca «dejar alguna zona libre para estar al aire libre», indicó Suárez. Está previsto que el edificio 'Arco Iris' sea el primero en pasar por las obras de reforma que lo dejarán listo para su nueva función: en 2007 deberá acoger a los discapacitados de La Cadellada, que abandonarán Rubín a causa de las obras del nuevo Hospital Universitario Central de Asturias.

El Fundoma ya ha solicitado al Consistorio las licencias de obra correspondientes para poner en marcha los trabajos que servirán para dar una nueva función a sus instalaciones. Tras la remodelación, el complejo acogerá a 243 personas, repartidas de la siguiente forma: 13 internos en el centro de primera acogida de menores, 108 discapacitados repartidos en dos residencias, 72 mayores asistidos y un centro de día con capacidad para 60 personas.

Rampas

Dado al perfil de sus futuros usuarios, el Fundoma tendrá que cambiar su distribución. Ahora los edificios se distribuyen alrededor de un patio central de cemento al que se accede subiendo y bajando escaleras. Cuando las residencias estén listas, en ellas habrá muchas personas que utilicen sillas de ruedas.

Por este motivo, Suárez comentó que «se colocarán rampas para acceder al patio central». Precisó que se ha elaborado «un proyecto de eliminación de barreras, porque además de la rampa habrá que poner un ascensor para salvar las escaleras». El presupuesto para acometer todas las obras asciende a 7,2 millones, aportados por el Fundoma.

Fotos

Vídeos