El empedrado se mantendrá

B. M. G.CORAO

El arquitecto Javier Arbesú confirmó ayer su intención de mantener a la vista el pavimento que halló recientemente el equipo del arqueólogo Sergio Ríos durante las excavaciones en el exterior sur del templo cangués. Este empedrado, que según Ríos podría datar del siglo XIX, apareció en una primera cata realizada junto a la sacristía del edificio. En la actualidad, los arqueólogos se encuentran realizando varios sondeos pequeños en la zona para comprobar la extensión que ocupa.

Hasta la fecha, Sergio Ríos señaló ayer que lo que sí saben es que este antiguo pavimento, que probablemente formaba parte del entorno de la iglesia y acabó cubierto de tierra con el paso de los años, mide cuatro metros de largo desde el muro de la sacristía y un ancho que de momento parece similar al de la fachada de esta última por el sur.

Además, destacó que los restos que han ido saliendo a la vista están «en muy buen estado», lo que facilitará su recuperación. Este pavimiento se unirá así a la adecuación del entorno que se realizará por el norte-oeste.