IU pide un paso subterráneo en el futuro puente de la villa

Propone que se habilite una conexión peatonal sin barreras entre los paseos de la Princesa Letizia y de los Vencedores del Sella

JUAN GARCÍARIBADESELLA
PETICIÓN. El nuevo puente podría incluir un paso peatonal subterráneo. / DAVID ESPINOSA/
PETICIÓN. El nuevo puente podría incluir un paso peatonal subterráneo. / DAVID ESPINOSA

IU de Ribadesella quiere que el nuevo puente sobre la ría del Sella cuente con un paso subterráneo que permita unir sin barreras arquitectónicas los paseos de la Princesa Letizia y de los Vencedores del Sella. La propuesta fue hecha pública ayer por el concejal de la coalición, Francisco Vázquez. Su idea pasa por crear un pasadizo bajo la plataforma del nuevo viaducto en la margen derecha de la ría, facilitando la conexión entre las zonas del muelle y del Cobayu. «Creo que no existen dificultades técnicas y que se trata de una idea perfectamente asequible», confía.

En la actualidad, eso no es posible. La estructura del viejo puente actúa de barrera entre ambos paseos. Ésta sólo puede saltarse bordeando la plataforma de acceso al puente o superando las escaleras existentes en uno y otro lado del mismo. Francisco Vázquez desconoce si el nuevo proyecto aparece reflejado en los presupuestos generales del Estado de 2007, aunque tiene la esperanza de que así ocurra. El edil no entró a valorar las opiniones de PP y PSOE al respecto, aunque pidió seriedad a ambas formaciones a la hora de exigir un puente acorde a la espectacularidad del estuario del Sella .

Inaugurado en 1940

Vázquez rechazó la última propuesta socialista, esgrimida hace años por el PP, para mantener en pie la vieja estructura y reconvertirla en avenida peatonal. Al igual que no se han conservado los puentes de madera o hierro, tampoco tiene sentido mantener este otro que ni es romano ni es medieval, opinó. El puente actual fue inaugurado en 1940 y construido en tiempo récord por los presos republicanos de un campo de trabajo. Sus trece pilares obstaculizan la visión de una ría que, dadas sus dimensiones, podría salvarse con solo dos o tres pilastras. Nosotros queremos una obra de ingeniería que mejore el uso peatonal y rodado, pero que a su vez sirva de atractivo turístico y llame la atención, añadió Vázquez.

El alcalde, José Miranda, propuso esta semana darle un giro estético a la glorieta que el Ministerio de Fomento construye junto al puente para convertirla en un sÌmbolo de la villa. Francisco Vázquez cree que ese giro estético será incompatible con la conservación de un viaducto cuya estabilidad fue puesta en duda por administraciones socialistas y conservadoras. Nosotros exigiremos que se derribe y en su lugar se construya una glorieta y un nuevo puente funcionales y estéticos, como si de obras de arte se tratara», defendió.

También reclamó para el puente el mismo esfuerzo y dedicación que la manifestada por los representantes políticos municipales para otros asuntos como el Museo de Tito Bustillo o la Ruta Histórica del Puerto de Ribadesella. Sobre esta última obra, diseñada por el artista Antonio Mingote, «un trabajo llamativo y simpático».