La rehabilitación de Santa María de Llás se inicia desde los pórticos

La empresa trabaja para sustituir esta cubierta por otra nueva La obra prevé crear unas escalinatas de acceso, la recuperación de los estucos originales y rebajar cerca de un metro la altura de la sacristía

B. M. GARCÍAARENAS
FACHADA. Estado actual de Santa María de Llás. / D. ESPINOSA/
FACHADA. Estado actual de Santa María de Llás. / D. ESPINOSA

La iglesia de Santa María de Llás, en Arenas de Cabrales, empezó esta misma semana a ser objeto de una operación de cirugía que permitirá, dentro de cinco meses y medio, dar al monumento un aspecto exterior nuevo. El constructor Rafael Calzón, propietario de la empresa adjudicataria de la rehabilitación, explicó que en la actualidad trabajan en la zona del pórtico desmontando su cubierta, muy deteriorada, para sustituirla por otra nueva.

En este sentido, el párroco, Pedro Fernández, recordó que el principal motivo por el que esta parte del edificio estaba en tan mal estado fue un incendio ocurrido en marzo de 2000 que afectó especialmente a la cara Norte -opuesta a la puerta de acceso-. Durante esta intervención, Calzón señaló que será necesario construir seis nuevas ménsulas o cerchas para apoyar parte de la estructura de la cubierta.

La rehabilitación de esta iglesia del Románico tardío ha sido posible después de que fuera la propia parroquia quien financiara el proyecto que redactó el arquitecto Javier Arbesú, así como la dirección de la obra, de la que también forma parte el restaurador Jesús Puras. La mayoría de las intervenciones incluidas en el mismo afectarán al exterior del monumento -las pinturas interiores se restauraron en los años noventa-, a excepción de pequeñas actuaciones dentro como, según recordó el párroco, la creación de dos gradas de acceso al altar por los laterales y una escalera para subir a la espadaña.

Precisamente, está previsto que la próxima semana se terminen de montar los andamios por la cara Oeste para proceder a limpiar la piedra del campanario y del resto del inmueble y poder acometer así, próximamente, el revestimiento de todo el exterior con estucos como los originales, es decir, en color ocre-amarillo.

Entre los trabajos más importantes, se rebajará cerca de un metro la altura de la sacristía con el objetivo de recuperar un contrafuerte oculto y poder apreciar mejor la cabecera. También se rebajará el nivel de tierra por el exterior Oeste -zona del campanario-, donde se construirán unas escalinatas para entrar al inmueble. Además, está previsto restaurar las carpinterías de puertas y ventanas, y poner un embolado de piedra en el jardín.

La obra de Santa María de Llás -Llás significa margen derecha del río en lenguaje toponímico de Cabrales - se completará, entre otras intervenciones, con un sistema de drenaje para evitar humedades en el edificio.