«Aquí implantamos la titulación cuatro o cinco años tarde»

Ricardo Tucho, director de la Escuela Politécnica Superior, advierte de que puede repetirse la situación con los nuevos estudios

E. M.GIJÓN
DIRECTOR. Ricardo Tucho explica con crudeza la situación universitaria. / E. C./
DIRECTOR. Ricardo Tucho explica con crudeza la situación universitaria. / E. C.

Pedro de Silva, hoy abogado e intelectual y otrora presidente del Principado de Asturias, no tiene reparo en mantener públicamente que «todos los hijos de la Universidad asturiana fueron tardíos», con especial mención a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, de la que que dijo, precisamente en su vigésimo aniversario, que «nació tarde». Y no son pocos los prebostes de la Universidad de Oviedo que comparten ese criterio sin que, sin embargo, hayan puesto solución a ello.

En ese sentido, Ricardo Tucho ha engrosado las filas de los seguidores de semejante teoría, cuando no sólo asume ese papel para la ingeniería industrial, sino que lo amplía a la de Telecomunicaciones. «Se llegó tarde a Telecomunicaciones. Por lo menos cuatro o cinco años», asevera el director de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería, centro que aglutina los estudios de Industriales, Informática y Telecomunicaciones.

Incluso va más allá y advierte de que «nos puede pasar lo mismo con el sistema de titulaciones que se va a implantar ahora. Tanto esperar y trabajar de forma tan laxa nos puede dejar en desventaja con el resto de las universidades, que ya están proponiendo, diseñando y aprobando el paquete de titulaciones que van a implantar con el nuevo sistema de estudios de grado y postgrado. Otras universidades ya se han lanzado a preparar las nuevas opciones».

Se refiere el director de la Escuela Politécnica al compás de espera en que está inmersa la Universidad y el Principado mientras termina de implantarse el nuevo diseño de Universidad. Y da la impresión de que la carrera de Arquitectura, la que más estudiantes asturianos se lleva fuera de Asturias, está en la recámara de sus palabras, en un momento en que el Principado no se ha posicionado aún por la apuesta de la Universidad. Pero también es claro al señalar que «los cursos de 300 alumnos se han terminado, no van a volver y tenemos que tener los pies en la tierra».

El próximo año se esperan 300 estudiantes menos en Selectividad y las mujeres, que constituyen el mayor bloque de matrículas universitarias, seguirán teniendo una presencia menor en las ingenierías. Algunos directores atribuyen a este hecho un factor determinante a la hora de analizar la baja matrícula de las enseñanzas técnicas.