Una sentencia judicial dictamina que descargar música de internet es legal

La jueza de lo Penal número 3 de Santander absuelve a un internauta al considerar que no actuó «con ánimo de lucro» y lo hizo amparado en el «derecho de copia privada»

EFESANTANDER
FESTIVAL. Varios jóvenes escuchan música en el laboratorio de internet de Benicássim. / E. C./
FESTIVAL. Varios jóvenes escuchan música en el laboratorio de internet de Benicássim. / E. C.

Descargar música de internet no es delito. Así lo acaba de dictaminar la jueza de lo Penal número 3 de Santander, Paz Aldecoa, quien ha absuelto a un internauta -para quien se pedían dos años de cárcel por descargar y compartir música en internet- por considerar que esa práctica no es delito, si no existe ánimo de lucro, y está amparada por el derecho de copia privada.

La sentencia, que ya ha suscitado numerosos comentarios en foros de internet , entre ellos el de la Asociación de Internautas (www.internautas.org), mantiene que considerar delito las descargas de música sin ánimo de lucro «implicaría la criminalización de comportamientos socialmente admitidos y además muy extendidos en los que el fin no es en ningún caso el enriquecimiento ilícito, sino el ya reseñado de obtener copias para uso privado».

El internauta encausado en este juicio, J. M. L. H., de 48 años, fue procesado por 'bajarse' de internet álbumes musicales «a través de distintos sistemas de descarga de archivos», por obtener copias digitales de los discos que poseía y por ofrecerse a intercambiar su colección con otros internautas en 'chats' y correos electrónicos. Los hechos probados de la sentencia dejan claro que el acusado «ofrecía o cambiaba» su música «a otros usuarios de internet en todo caso sin mediar precio», detalle en el que se basa la absolución.

Por estas prácticas, se habían personado en su contra como acusaciones el ministerio fiscal, la Asociación Fonográfica y Videográfica Española (Afyve) y la Asociación Española de distribuidores y editores de software de entretenimiento (Adese).

«No merece sanción»

El fiscal solicitó que J. M. L. H. fuese condenado por un delito contra la propiedad intelectual a dos años de cárcel, 7.200 euros de multa y al pago de una indemnización de 18.361 euros a Afyve y de otra en la cantidad que se acreditase posteriormente a Adese y a Asociación de Distribuidores e Importadores Videográficos de Ámbito Nacional (Adivan). Afyve suscribió la petición del fiscal y Adese solicitó un año y medio de multa y 6.000 euros de multa.

La jueza Paz Aldecoa responde a fiscal y las acusaciones particulares que para que exista el delito contra la propiedad intelectual es necesario que medie ánimo de lucro, una intención que no observa en el acusado. «Ni mediaba precio ni aparecían otras contraprestaciones que la propia de compartir entre diversos usuarios el material del que disponían». Y, a juicio de esta magistrada, «ello entra en conexión con la posibilidad que el artículo 31 de la Ley de Propiedad Intelectual establece que obtener copias para uso privado sin autorización del autor; sin que se pueda entender concurrente ese ánimo de obtener un beneficio ilícito».

Aldecoa concluye su razonamiento asegurando que, sin ese ánimo de lucro, los hechos que se imputan a este internauta no constituyen «una infracción merecedora de sanción penal».