Gijón será en abril la primera ciudad de Asturias con contenedores laterales de basura en todo su casco urbano

El sistema es más silencioso, disminuye el riesgo de los operarios y permite usar depósitos de mayor capacidad Emulsa presentó cinco nuevos camiones y cuatro furgones

M. MOROGIJÓN
PRESENTACIÓN. La alcaldesa, Dulce Gallego y Avelino Tejón delante de uno de los nuevos vehículos adquiridos por Emulsa. / P. UCHA/
PRESENTACIÓN. La alcaldesa, Dulce Gallego y Avelino Tejón delante de uno de los nuevos vehículos adquiridos por Emulsa. / P. UCHA

Gijón se convertirá en abril en la primera ciudad de Asturias en tener implantada la recogida lateral de basuras en todo su casco urbano. Para entonces, únicamente los recorridos por la zona de Cimadevilla, por lo angosto de sus calles, seguirán dependiendo de los tradicionales camiones de carga trasera.

La previsión la facilitó ayer la concejala de Medio Ambiente, Dulce Gallego, quien acompañada por la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y el gerente de Emulsa, Avelino Tejón, pasó revista en la plaza Mayor a las últimas adquisiciones de la empresa municipal. Cinco camiones recolectores de carga lateral y cuatro furgones de apoyo, que forman parte de los cinco millones de euros que Emulsa invertirá en los próximos meses para adaptar la recogida de residuos sólidos urbanos de la ciudad a esta modalidad. Están pendientes de llegar aún siete camiones más y dos lavacontenedores de carga lateral.

Según explicó Gallego, el sistema de la carga lateral, que es el que actualmente prima en ciudades punteras como Barcelona y San Sebastián, ofrece numerosas ventajas. Una de ellas es que permite el uso de contenedores de mayor capacidad, con 3.200 o 2.400 litros. No en vano los depósitos metálicos que demanda este tipo de recogida llegan a triplicar la carga de los contenedores normales, que lo más habitual es que sean de 1.000 litros. Esa circunstancia ayudará -anticipó la concejala- a «reducir el número de depósitos en la vía pública».

Además de permitir un trabajo automatizado, estos contenedores son más cómodos y accesibles para los usuarios. Disponen de un pedal para levantar la tapa y su cierre con amortiguadores es más seguro de cara a evitar malos olores y vertidos en las aceras. En los próximos meses se instalarán 1.300 unidades de este tipo que se sumarán a las 900 que ya hay.

Pero hay más efectos beneficiosos que justifican el cambio en el sistema de recogida de basuras de la ciudad. Dulce Gallego destacó también que la carga lateral disminuye el ruido que provocan los camiones y mejora la seguridad de los operarios que se encargan de estas labores. En este sentido también hay que apuntar que la carga lateral supone un ahorro de personal. Sólo precisa de un conductor que lleve el vehículo compactador y sepa manejar el ordenador que lleva a bordo. Y para realizar el servicio sólo hace falta otra persona más, que circula delante del camión, en el furgón de apoyo, recogiendo enseres que puedan obstaculizar el trabajo e informando de la situación de cada contenedor.

El plan para extender a los distintos distritos urbanos de Gijón la carga lateral comenzará este mes en el Natahoyo, para continuar en diciembre en Montevil-Nuevo Gijón y en enero en Jove y Tremañes. En febrero le tocará el turno a la Puerta de la Villa y en marzo a El Llano. La implantación se completará en abril en la zona de la playa. La empresa municipal ya había puesto en marcha este sistema de recogida con anterioridad en La Arena, Uría, El Coto, Urgisa, Pumarín, La Calzada y Laviada en horario nocturno, y en Somió-Viesques en horario diurno.

Aumento de frecuencias

La implantación de la carga lateral en el casco urbano también favorecerá a la recogida de basuras en las zonas periurbana y rural. Los camiones de carga trasera que hasta ahora realizaban las labores en el casco urbano se destinarán a extender y ampliar las frecuencias de las recogidas en esos puntos, que pasará a hacerse en días alternos, anunció Gallego. La edil de Medio Ambiente y presidenta de Emtusa también adelantó la puesta en marcha de un servicio nuevo de recogida de muebles y enseres en todo el concejo. Gallego explicó que el pasado año Emulsa realizó 45.000 actuaciones de este tipo a llamadas de los vecinos.