Muere José María Álvarez-Cascos, padre del ex ministro de Fomento

El empresario de origen valdesano, de 88 años, había sufrido un infarto cerebral en enero El funeral se celebrará mañana, a la una de la tarde, en la iglesia parroquial de San José

REDACCIÓNGIJÓN
FAMILIA. El ex vicepresidente y ministro con sus padres durante un acto social hace diez años. / E. C./
FAMILIA. El ex vicepresidente y ministro con sus padres durante un acto social hace diez años. / E. C.

El empresario José María Álvarez-Cascos Suárez, padre del anterior ministro de Fomento y ex vicepresidente del Gobierno, Francisco Álvarez-Cascos, falleció ayer en Gijón, a la edad de 88 años. Había sufrido un infarto cerebral la pasada noche de Reyes, del que no llegó a recuperarse.

Originario de Luarca, donde estaba vinculado a la empresa ALSA, fundada en la década de los 20 por su familia, junto a los Trelles, se trasladó a Gijón en los años 30. En la época de la Guerra Civil era alférez provisional y años más tarde fue concejal del Ayuntamiento de Gijón.

Casado con Consuelo Fernández Junquera, hija de Ataúlfo Fernández Valdés, José María Álvarez-Cascos desarrolló una intensa actividad empresarial en los negocios familiares. Sus últimas actividades en el mundo de la empresa se centraron en la gestión de medios de comunicación. Fue uno de los máximos accionistas del periódico 'El Noroeste' y de 'Radio Gijón'. Cuando ambas sociedades llegaron al final de su historia, fue el responsable de llevar a cabo la liquidación.

Durante los últimos años, el empresario pudo dedicar más tiempo a su familia y sus aficiones, entre las que ocupaba un lugar destacado la tertulia que mantenía en las instalaciones del Real Club Astur de Regatas, en la calle Corrida, donde gustaba de jugar partidas de dados. Sus compañeros destacan la «excepcional educación y compostura» de Álvarez-Cascos Suárez, de quien dicen que se mostraba como «un hombre moderado, situado en la derecha democrática» en lo político.

Tras sufrir en enero el accidente cerebrovascular fue ingresado en el Hospital de Cabueñes, desde donde se le trasladó al de la Cruz Roja y, de ahí, a una residencia privada de Roces, sin que pudiese hacerse nada por mejorar su estado.

El funeral por su eterno descanso se celebrará mañana, a la una de la tarde, en la iglesia de San José. Tres horas después se le dará sepultura en el cementerio de Luarca, en Valdés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos