El Arzobispado iniciará la obra de la iglesia de Viesques en enero con un plazo de seis meses

La remodelación de la antigua granja de Las Carmelitas Descalzas tendrá un presupuesto de casi 500.000 euros La construcción de nuevos templos para Santa Olaya y San Melchor, próximos objetivos de la Archidiócesis

PABLO R. GUARDADOGIJÓN
piefot/
piefot

Viesques estrenará su iglesia parroquial el próximo verano. Las obras de la que será conocida como iglesia del Beato Juan XXIII darán comienzo el 8 de enero de 2007, fecha prevista para el inicio de la reforma integral del almacén situado en la calle del Periodista Paco Ignacio Taibo Viña, que fue utilizado como granja del convento de Las Carmelitas Descalzas.

Según pudo saber EL COMERCIO, el acuerdo fue cerrado ayer mismo por los responsables del proyecto. En un principio, al tener ya concedido el permiso municipal, la idea era dar inicio a los trabajos en los próximos días, pero la cercanía de las fiestas navideñas hizo que se optara por retrasar la fecha hasta después de las mismas. Ricardo Martín es el arquitecto encargado del proyecto, que tendrá un presupuesto cercano al medio millón de euros y un plazo de ejecución de seis meses, mientras que Miguel Díaz-Negrete (hijo) es el aparejador y Fernando Menéndez, el constructor.

El inmueble, que antiguamente hizo funciones de establo, mantendrá su estructura y sólo verá modificada su cubierta, en lo referente a su volumetría. Además, se habilitará un módulo de ladrillo adjunto que servirá para acoger el despacho parroquial, los servicios y tres salones para las reuniones de catequesis.

El nuevo templo del Beato Juan XXIII podrá distinguirse por una torre de ladrillo de considerable altura que se levantará a la entrada del complejo, justo después del aparcamiento. A continuación, está proyectada una pequeña plazoleta que tiene como objetivo ser punto de encuentro de los feligreses antes y después de las celebraciones que tengan lugar en el interior.

La obra, que será financiada por el Arzobispado de Oviedo, cuenta con la colaboración económica y de materiales de un grupo de constructores -cifrada en torno a 180.000 euros-, así como la de los vecinos del barrio. Así, los ladrillos del módulo y de la torre de la entrada serán donados por algunos empresarios, mientras otros cederán el hormigón necesario para la obra o se encargarán de la limpieza de escombros.

La construcción de un templo para Viesques era «una necesidad para una zona que ha crecido mucho en estos años». Así lo resaltaba ayer Fernando Fueyo, párroco de San Nicolás de Bari, de El Coto, y uno de los máximos impulsores de la obra, quien ayer estuvo visitando el almacén que será reformado para acoger la nueva iglesia.

En la actualidad, la parroquia del Beato Juan XXIII no cuenta con ninguna instalación propia para celebrar la misa de los domingos, lo que obliga a celebrar las liturgias en el colegio Madre Isabel Larrañaga. Asimismo, la ausencia de locales adecuados hace que la catequesis deba impartirse en el colegio Begoña.

Los trabajos en Viesques coincidirán en el tiempo con el inicio de las obras de otra iglesia muy demandada por los feligreses, el de El Buen Pastor, en Ceares, previsto para febrero o marzo de 2007. Sin embargo, ambos proyectos no serán los únicos que se desarrollarán en Gijón en los próximos años, puesto que la idea del Arzobispado es construir nuevos templos en Santa Olaya, en El Natahoyo, y San Melchor, en la calle de Carlos V, en La Calzada. El primer caso quizás es el más apremiante, pues los feligreses disponen sólo de un pequeño bajo, que hizo función de tienda de comestibles, donde apenas entran 60 personas. La poca ventilación y su reducido espacio lo hacen agobiante cuando se realizan actos concurridos, por lo que en ocasiones se trasladan a San Esteban del Mar, al igual que las catequesis. No hay fecha aún para poner en marcha el proyecto, aunque ya se reservó un solar cerca del Club Natación Santa Olaya.

En el caso de San Melchor, el crecimiento urbanístico dejó pequeñas unas instalaciones que ya de por sí lo eran. Éstas se encuentran en un bajo provisional a la espera de la construcción de un nuevo templo que se financiará con la venta del solar que ocupa la parroquia.

La construcción de iglesias en la zona urbana de Gijón no ha sido muy común en los últimos 24 años. En ese periodo sólo se han construido seis nuevos templos: San Pablo (El Polígono), San Nicolás de Bari (El Coto), San Vicente de Paúl (El Llano), Fátima (La Calzada), La Purísima (Pumarín) y la Sagrada Familia (Contrueces).