La edificación del Fundoma comenzará a últimos de enero

La próxima semana arrancará el derribo del 'Arco Iris', en el que no está previsto el uso de explosivos

P. ALVEAROVIEDO
INSTALACIONES. En breves días, empieza el derribo. / M. R./
INSTALACIONES. En breves días, empieza el derribo. / M. R.

La Fundación Docente de los Mineros Asturianos (Fundoma) se prepara para acoger las cuatro residencias de infancia, ancianos y discapacitados comprometidas a través de un convenio con el Principado de Asturias. Según adelantó el gerente de la institución, Dimas Suárez, la próxima semana arrancará el derribo de parte del edificio 'Arco Iris', futura residencia de discapacitados. La empresa de excavaciones y transporte Luis García Rubiera (Lugaru) es la encargada de acometer el trabajo.

En la operación que durará entre «10 y 15 días» está descartado el uso de explosivos. No obstante, el paso más importante no llegará hasta 2007. Según las previsiones que maneja Suárez, la edificación podrá arrancar «a últimos de enero o en febrero». De cumplirse este plazo, las obras no concluirán hasta abril de 2008, ya que el Principado calcula 14 meses para la adecuación de los edificios del Fundoma.

'El Trasgu', 'Arco Iris', 'Trisquel' y 'El Chalet' son los nombres por los que en el Fundoma se conoce a sus cuatro edificios. Como ya adelantó EL COMERCIO, la inversión que la fundación realizará en estos cuatro bloques asciende a 7.200.000 euros. Tras este desembolso, la Consejería de Bienestar Social gestionará durante dos décadas las instalaciones mineras.

El 'Arco Iris' será el primero en pasar por las obras de reforma y la previsión es que sea el primero en acoger a sus inquilinos: los discapacitados de La Cadellada, que están obligados a abandonar su casa del Rubín a causa de las obras del nuevo Hospital Central de Asturias (HUCA).

Tras la remodelación, el complejo acogerá 243 personas. Estarán repartidas de la siguiente forma: 13 internos en el centro de primera acogida de menores, 108 discapacitados repartidos en dos residencias, 72 mayores asistidos y un centro de día con capacidad para 60 personas.

Dado el perfil de los usuarios, el Fundoma cambiará su distribución. Como habrá muchas personas que utilicen sillas de ruedas, se colocarán rampas para acceder al patio central y se eliminarán todas las barreras arquitectónicas.

Fotos

Vídeos